21.12.09

Cuando se pide de corazón.

Un 17 de diciembre de hace algunos años, yo, enamorada hasta los tuétanos, estaba en mi primer año de carrera en la universidad y ese día decidí ir a "clases", yo sabía que en la universidad no estaría ni Dios, por muy católica que fuera, aún así fuí, con una esperanza grande en el corazón: ver al hombre que me quitaba el sueño en esa época. El hombre por el que cada dos minutos suspiraba sin motivo aparente, el hombre que me hacía sentir en la luna (tal como nos sentimos todos los que nos enamoramos), un compañero de clases con el que estudié toda la carrera y con el que nunca tuve nada serio, puro amor platónico, pero ese día fui decidida a declarlarle mi amor a decirle que todas esas señales que enviaba eran correspondidas y que sí, que lo aceptaba.

Mi mejor amiga de aquella época me acompañó en mi osadía, la noche anterior hablamos del plan por muchas horas y decidimos irnos a la universidad desde muy temprano, estábamos seguras que él iría y pensar que no fuera así ni se nos ocurría. No pudimos dormir, ella estaba tan nerviosa como yo. Todavía hoy recuerdo como nosotras,sentadas en las escaleras del módulo donde ese día tendríamos clases, repasábamos una y otra vez lo que acordamos que le diría, yo no sé de donde sacaría el valor para decírselo, aunque ya me había memorizado todo lo que le diría.

Pasó lo inesperado, él nunca apareció.

Salimos muy tarde de la universidad, decepcionadas por no habernos podido declarar (éramos tan amigas que hasta el amor lo vivíamos por partida doble). Mi amiga me animaba mucho, me recordaba que las semanas se irían volando y que el 7 de enero llegaría rápido, volveríamos a clase y yo podría finalmente decirle a aquel hombre todo lo que sentía por él.

Llegué a casa con un solo deseo en el corazón, que volaran los días. Que llegara el 7 de enero en un abrir y cerrar de ojos. Y esa vez, como siempre que pido algo bueno de todo corazón, se me cumplió el deseo, los días pasaron volando y el 7 de enero llegó.

El 17 de diciembre de este año, en Cádiz, veía correr a mi sobrina por la orilla de la playa intentando que las olas no la atraparan, estaba caminando con mis padres, mi hermana y mi cuñado, que están aquí de visita y mientras el sol calentaba mi cara, cerré los ojos y paradójicamente, esta vez, pedí que el tiempo no se fuese volando y que el 7 de enero (día que vuelven a casa) tarde mucho en llegar.

Creo que esta vez también se me cumplirá (lo he pedido de corazón).

Feliz Navidad para todos.

Recuerden pedir lo que quieren de corazón (se cumple, que se los digo yo).

4.12.09

Tom, Cameron y yo



Tom Cruise, Cameron Díaz y yo llegamos a Cádiz casi al mismo tiempo, ellos venían a grabar unas escenas para su película con toros y demás y yo llegaba a mi casa luego de pasar unos días sabrosos en mi casa de Venezuela, lo bueno de no ser parte de Hollywood es que puedes regresar a Cádiz y pasar desapercibida entre la multitud. Qué paz tan grande, soy una afortunada.


El 10 de noviembre cumplí un año viviendo en Cádiz, me sigue sorprendiendo la velocidad con que pasan los días cuando uno se la está pasando bien y este año para mí se ha ido en un abrir y cerrar de ojos, eso demuestra que hasta ahora ha sido un buen año. Toco madera.

Tom, Cameron y los toros se han ido y yo me he quedado aquí, amaneciendo con las olas y viendo el sol brillar cada día. Hace un año no me imaginaba tantas cosas que he vivido en esta ciudad, muchas nuevas y grandiosas para mí, este año ha sido enorme en aprendizaje y hasta ahora el resultado es positivo. Vuelvo a tocar madera.

Cádiz es una ciudad maravillosa y tiene la particularidad que todos los amigos y la familia que han venido a verla, a través de nuestros ojos, se han quedado enamorados.

Cuando me mudé hace un año ya, tuve un proceso de adaptación como el que tuve cuando me fui de Venezuela a Holanda, llegué como la que siempre estuvo allí, y además como la que nunca salió de ningún lado. Como la gente que saliendo y entrando de los lugares pareciera que siempre estuviera allí. Como la gente que pertenece a todos los lugares que decide querer.

Yo adoro a Venezuela.
quiero a Amsterdam y me he enamorado de Cádiz.

Esta última se ha metido en mi vida entre risas, vino y mar. Me ha encandilado y sin darme cuenta me vi añorando sus aterdeceres mientras le contaba a mi familia de los andes, en mi visita reciente a Venezuela, como era vivir aquí.

Mientras escribo estas líneas escucho las olas, que me recuerdan que ellas, así como yo, han llegado de otros mares, van y vienen con la misma intensidad de un lado a otro, pero allá donde van llegan con tanta fuerza que pareciera que siempre han estado allí.

Yo camino por Cádiz y sus calles y me siento así como me sentí en Holanda desde el primer día y como me siento cuando voy a Venezuela, como la que siempre ha estado allí, así como esas olas que bañan mi vista cada día, en mi vida de ahora, mi vida en Cádiz.

Un beso para todos. Feliz fin de semana.

31.10.09

La cigüeña nos retorna a casa

Estamos en París, es viernes, de noche,mi hermana una amiga y yo estamos en el metro, vamos camino al cielo, sin saberlo.

Llegamos a la estación que buscamos, mapa en mano, un chamo se da cuenta que necesitamos ayuda, nos pregunta a dónde vamos, o eso entendemos, señalamos el mapa y el chamo nos sonríe, hablando español con acento francés nos dice "Gustav Dudamel!, sí, es por allá", señala el camino, nos hemos encontrado con un ángel que nos guía.

Llegamos al teatro, esperamos a otros amigos, estamos nerviosas por igual, yo ya no siento frío, mi hermana tampoco,dice que tiene calor y se quita la bufanda, mi otra amiga que vive en Holanda dice que no siente frío en París "es un verano comparado con el frío que hay en Holanda ahora".

Llegan los amigos que esperamos, entramos a la sala, falta poco, subimos a nuestro piso por las escaleras, en el ascensor es imposible, demasiada gente, llegamos a nuestros puestos, ubicados en el balcón, vemos el escenario de frente, a los pocos minutos sale quien esperamos, es Gustav para los franceses, para nosotros es Gustavo, nuestro Gustavo Dudamel, aplaudimos como locos, dirige una orquesta francesa, nos deleita, a los pocos minutos se termina y nosotros con el corazón que casi se nos sale por la boca vemos salir a la orquesta nuestra, la sinfónica juvenil de Venezuela, detrás de ellos viene Dudamel, los va a dirigir y nosotros seremos testigos de uno de esos momentos inolvidables que viviremos a todo lo largo de nuestras vidas, nuestra amiga llora, en realidad lleva llorando desde que salió Dudamel al escenario por primera vez, no puedo describir como me siento.

Tenemos pausa, me aseguro de abrazar a mi amiga y a mi hermana,las dos están igual de felices.

Se termina la pausa, nos siguen deleitando, Gustavo Dudamel se vuelve a entregar, esta vez tocan las dos orquestas unidas, sigo sin poder describir lo que siento.

Aunque tocan ya por casi dos horas, nos sabe a poco, sabemos que casi llega el final pero antes nos regalan el Mambo interpretado por las dos orquestas, los venezolanos les han transmitido mucha buena energía a los franceses, el público está emocionado, todos bailamos, excepto mi hermana que está grabando y gracias a ella, podemos guardar un poco para la posteridad el regalo que la vida nos dio hace ya una semana.

Estoy en Venezuela, de vacaciones, de París la cigüeña nos trajo a casa de nuestros padres, en estos momentos como Arepa, preparada por las manos santas de mi madre, hoy le celebramos el cumpleaños a la sobrina que ya tiene dos, qué más puedo pedir?

Un beso.

7.10.09

Sentido de la justicia

Mi sobrina que todavía no ha cumplido los dos años, ya va a la guardería...

En casa todos tuvimos el corazón en un puño el primer día que fue a la escuela, nos cuesta asumir que crece y que el mundo le espera...

Todo iba bien y respirábamos tranquilos días después de su primer contacto con el mundo, hasta que hace poco una de sus compañeritas la mordió...

Casi nos morimos al saberlo.

Mi cuñado, su padre, que no entiende como alguien le puede hacer daño a una niña tan hermosa y tan tierna, le dijo más o menos algo así: " Victoria si esa niña te vuelve a morder tú no te dejes, tienes que morderla también".

A lo que mi sobrina con esa carita de ángel y esa voz tan dulce respondió algo así como: "No papá, morder a nena no, nena es titita".

Casi nos morimos de nuevo, pero de la ternura.

Tengo una sobrina que sin cumplir dos años ya entiende lo que es justo y que a los nenes tititos (chiquitos) no se les hace daño...

Ojalá que nazcan más y más niños como ella, el mundo estará a salvo.

Se les quiere muchote.

21.9.09

Momentos

La vida se compone de todos esos momentos que no olvidaremos jamás.Aunque queramos.

Oscar Wilde escribió una vez:

"A veces podemos pasarnos años sin vivir en absoluto, y de pronto toda nuestra vida se concentra en un solo instante"

Lo que a mí me sorprende de mi vida, es que yo llevo viviendo intensamente desde que tengo uso de razón y aún así ella, mi vida, el jueves pasado, se concentró en un solo instante.


Es lo maravilloso de vivir dejándonos sorprender.

Hace casi cerca de dos años escribía en este post: "Siento que mi vida casi a diario es el set de filmación de la película Amélie", ayer me convencí aún más de lo que creo, Creo, así se llamaba ese post y yo, hoy en día, ratifico que sigo creyendo en esa magia que compone mi día a día.

Estoy viviendo una etapa inesperada en mi vida, muchas cosas son nuevas y hacen de mi día a día un estómago repleto de mariposas, estoy disfrutándolo al máximo.
Cuánta gente en este momento vive algo único e irrepetible y simplemente no lo ve? Yo no, yo me aseguro todos los días de ponerme los lentes de aumento en el alma para no perderme nada y menos en estos momentos que estoy viviendo algo único.

Tengo a mi hermana menor de visita, como cada año, en estos momentos está en la playa de Cádiz bronceándose mientras yo escribo estas líneas, observo por mi ventana y la veo saliendo del mar, aún en la distancia su belleza resplandece, me encanta saber que la tengo tan cerquita, que la puedo disfrutar.

Me vuelvo a poner mis lentes de aumento en el alma, no me quiero perder ni un segundo.

Mi vida da brincos de alegría cada día, obligándome a recordar que lo único que tengo seguro es hoy y, mientras, el futuro trabaja para llenarme de sorpresas.

Creo, y pienso seguir creyendo mientras mis mariposas me sigan llenando el estómago y mis lentes de aumento no se partan.


Un beso para todos. Feliz Semana.

8.9.09

Stone, mejor hubieras llevado algo de acción

Cuando asistí al festival de cine de Venecia por primera vez debo reconocer que muchos mitos cayeron, no era lo que esperaba, porque me di cuenta que allí puede ir cualquier bazofia, recuerdo que nos tocó ver, entre otras, dos películas que además se presentaban a concurso las cuales eran una basura tan grande que no me imaginaba cómo podían haber llegado hasta allí, porque yo siempre supuse que algún filtro tenían que pasar para poder concursar, concluí que seguramente no era así y que allí mientras más llenaran espacio de los días que dura el festival, pues mejor, y todos los incautos que caímos en aquella trampa creímos que al pagar una entrada en uno de los festivales de cine más conocidos del mundo tendríamos garantía de buen cine.


Pero no fue así.





Es por eso que no me extrañó para nada que la última película de ficción de Oliver Stone fuera presentada en ese festival con bombos y platillos, allí cualquiera se cuela y con dinero petrolero supongo que aún más. Stone iba con una corbata roja rojita que sería lo único revolucionario que llevará en su vida, de la mano junto a su comandante que por pura "causalidad" llevaba la misma corbata roja rojita y de seguro un maletín llenito de dinero para pagarle todo lo prometido si todo salía "según lo acordado".

Todas las grandes estrellas son excéntricas por lo general, y el Presidente de Venezuela no podría ser la excepción, en el contrato firmado antes de grabar esa película de ficción cuyo protagonista principal es el gran actor latinoamericano Hugo Chávez, habría una y mil claúsulas que aseguraran que todo lo relativo al film iría al gusto de lo que el actor principal esperaba del director Stone que sabe lo cochino que es el dinero capitalista y por eso lo prefiere socialista, sí, dólares socialistas que contaminan menos sus manos que los dólares sucios capitalistas,porque el capitalismo es malo Oliver Stone, revolucionario de festival, revolucionario de corbata roja.

Yo, la verdad, hubiera preferido que Stone grabara una película de acción en mi país, para que el mundo entero supiera de una vez y para siempre lo que ocurre detrás de las cámaras en ese país mío llamado Venezuela, a pesar de haber visto alguna película de Stone que me ha parecido interesante, dudo luego de esto que sea un buen director de cine, porque de haber sido Stone un buen director de cine habría visto el potencial tan grande para grabar una de sus mejores películas de acción en Venezuela que de seguro no sólo hubiera entrado a concurso en el festival sino que además algún buen premio le habría supuesto, triste que Chávez insista "convenientemente" en mostrar sólo una cara maquillada del país, esa inclinación por mostrar sólo lo irreal de mi país le viene de seguro por su vena de gran actor y el que dude de la capacidad actoral de Chávez que piense que hay que ser actor y muy bueno para vestir de Armani y a la vez venderle al mundo que eres un revolucionario que odia el capitalismo, así como lleva haciéndolo Chávez todos estos años (acompañado de unos buenos Rolex). Yo creo que si Chávez hubiera llevado al Stone por ejemplo, a alguno de nuestros barrios pobres caraqueños donde más de 70 personas son asesinadas cada fin de semana, su película Platoon se habría quedado pendeja al lado de una película filmada con actores reales en Caracas que además de ñapa por alguno dólares sucios capitalistas que les asegurara algo de comida a sus familias, hubieran muerto realmente porque al final la mayoría sabe que si no es hoy, es mañana, así que mejor morir en una película que les mata igual pero por lo menos les lleva a la fama póstuma y no a ser sólo una cifra de los cientos de muertos mensuales en mi país.

Oliver Stone, mientras usted dice cosas de ficción como: "el mundo en general necesita decenas de Hugos Chavez (...) de dirigentes que cumplan lo que prometen" muchos caraqueños mueren asesinados cada fin de semana sin conocer ni siquiera el futuro que dice usted que todos tenemos con Chávez al poder, y que llevan esperando los últimos diez años el cumplimiento de esas promesas tan falsas como su afirmación sobre el Presidente de Venezuela, su gran actor llamado Chávez.

NO, Oliver Stone, no podemos ver tu película como un documental informativo, porque a nosotros un Chávez como el que presentas igualado a una promesa de futuro es tan ficción como el que tú seas un hombre revolucionario y socialista.

Disfruta de tus dólares, mientras te duren, porque la fama de buen director ya la perdiste, por lo menos en tierras venezolanas.

20.8.09

15 días en Agosto

Aquí les dejo un video para reflexionar, creo que está sobre todo hecho para la gente que vive en España porque aquí es en ese mes cuando la mayoría de la gente se toma vacaciones. Aunque el tema y lo que intenta transmitir, es universal.

Se les quiere muchote.

video

14.8.09

El desamor no conoce de idiomas

Yo era muy niña cuando mi tía Blanca vino a vivir a nuestra casa, muchos de mis tíos vinieron a vivir con nosotros cuando eran muy jóvenes, porque se venían a trabajar a Caracas y mis padres les ayudaban en sus inicios dándoles un hogar donde vivir.

De su paso por mi casa guardo muy buenos recuerdos, ella y mi tía Carmen me enseñaron a bailar en esa época, mi tía trabajaba duro todo el día y gastaba buena parte de su salario en comprarnos regalos a todos, era muy bondadosa. Nos hacía reír mucho a todos con sus cosas y consentía demasiado a mi hermana menor, a veces me daba la impresión que mi Tía veía en mi hermana a la hija que tanto quería tener (la vida le ha dado 3 hijos, dos de ellas son niñas). También es que mi hermana es muy bella y siempre ha sido así, desde muy niña ya despertaba ternura y apego en todos los que la conocían y tenían la dicha de tenerle cerca.

Lo que más recuerdo es la música que entró a mi casa a través de mi tía Blanca, era muy variada y había de todo en su colección de discos, pero en especial recuerdo a uno que ponía mi tía en las noches cuando la nostalgia parecía apoderarse de su alma, Lionel Ritchie. Hoy por casualidad escuché la canción que más le gustaba (porque la ponía una y otra vez) y que demuestra que esos discos de antes estaban hechos de piedra porque aquello no lo rayaba ni un niño con un creyón.

Ahora que veo todo en la distancia me doy cuenta que mi tía no entendía nada de inglés pero cantaba aquella canción de una manera (a su manera) tan apasionada, como si entendiera todo el sufrimiento que la letra le intentaba transmitir, el sufrimiento del amor aún no correspondido, lo que prueba que al final la música y el amor no conocen de idiomas, lo que se transmite, se siente, sobre todo si a tan temprana edad, como la de mi tía, ya se conocía el amor no correspondido. Cosa de la que me enteré años después.

Qué quién es su amor no correspondido? Mi tío, uno de los hermanos de mi papá. En mi familia tres hermanos de la familia de mi papá se casaron con tres hermanas de la familia de mi mamá (pueblo chiquito..., ya conocen el dicho), algunos otros no llegaron a casarse ni tener hijos, pero hubo amor y mucho, a mi tía Blanca el suyo por mi tío, con el que nunca tuvo nada serio, le dura hasta hoy en día.

Como las canciones de Lionel Ritchie, las cuales canto con la misma pasión con que las cantaba mi tía, no puedo evitar que se me arrugue el corazoncito al pensar que mi tía sufría tanto por ese amor que nunca llegó a consolidar y nosotros, los niños, sin saberlo.

Qué cuál era la canción, pincha aquí.

Besos para todos. Feliz fin de semana.

6.8.09

Los sueños de mi papá

Ayer por la mañana mi papá me llamó. Nosotros hablamos todos los días a través de la computadora de casa, pero esta vez me llamaba desde su oficina, lo cual me sorprendió.

Mi viejo quería contarme un sueño que había tenido la noche anterior y que se le había olvidado comentarme por email, en el email matutino que me envía para recordarme todo lo que me ama (y que yo respondo con el mismo amor). Resulta que mi papá había soñado que "er pisha de cai" se ganaba una copa en un torneo de golf. "Será una copa de Whisky papá" le respondí bromeando (porque hace poco en un torneo de golf al que asistió se ganó una botella de Whisky en un sorteo). "No hija, se lo juro, lo vi con una copa y es un trofeo de golf". "Ojalá" le dije.

Algunas veces "er pisha de cai" participa en torneos los fines de semana, "casualmente" ayer que no era fin de semana, participaba en uno, cosa que mi padre no sabía y yo tampoco, él me había comentado que tenía una competencia en el campo pero no me dijo la importancia que tenía, sólo lo supe cuando me llamó al mediodía para contarme que habían terminado y que le había ido bien, aunque en ese momento no sabía en que posición había quedado (competían alrededor de 80 personas)

Al llegar a casa me mostró una caja, al abrirla me dio una gran sorpresa. Casi me mata de la emoción porque...

Había ganado el torneo, el primer premio se lo llevó él!

Llamé inmediatamente a mi viejo: "viejo, sí, al final se ganó una copa hoy Y NO DE WHISKY" a lo que él me respondió " si hija, yo ya lo sabía, ya le dije que lo había soñado y mis sueños nunca se equivocan"

Aunque estas cosas pasan continuamente en mi familia y casi todos soñamos cosas que suceden luego, algunas veces me siguen sorprendiendo, como ayer.

El trofeo es muy bonito y yo ando que no quepo en mí de la alegría.

Besos para todos.

3.8.09

UP!

Un día antes que el gobierno de mi país cerrara 34 emisoras de radio, dando un golpe nuevamente al pueblo que padece los peores años de la historia que yo he vivido. Yo me sentía muy orgullosa de ser venezolana, ajena de todo lo que se avecinaba.

No quiero hablar de lo que ha hecho el gobierno de Venezuela, eso lo pueden leer en toda la red porque hay miles de artículos que explican mejor que yo la tragedia que estamos viviendo en nuestra Venezuela, al tener al mando a quien tenemos.

Lo que yo quiero contarles es el lado bueno de Venezuela, que aunque en días grises como el sábado a todos nos parezca un sueño pensar que algo bueno nos queda, pues sí, nos queda y mucho de lo cual sentirnos orgullosos y por lo cual seguir luchando.

Les voy a hablar de UP, la última película de Pixar que tuve el placer de ver el viernes en 3D y que me hizo sentir tan feliz de ser quien soy y de venir de donde vengo.



Los de Disney Pixar han recreado los lugares maravillosos que forman parte del país de donde vengo, nuestros Tepuyes venezolanos y el "Kerepakupai Merú" o Salto Ángel han inspirado esta película de animación y yo, que he visto los Tepuyes y hasta me he bañado en las aguas que caen del Salto Ángel, grité de la emoción cuando reviví mi visita a través de esa película a ese lugar mágico que se encuentra en MI PAÍS, NUESTRO PAÍS.

Me quedé con las ganas de gritar durante toda la película que ese sitio no sólo era maravilloso, sino que en la vida real es aún mejor y que yo he estado allí y lo siento más mío porque soy de allí, de Venezuela, a la que mencionan una y otra vez en la película.

A mi el corazón no me cabía en el pecho, sentía un orgullo tan grande que definitivamente ratificaba una vez más que nunca cambiaría mi lugar de nacimiento y crianza por ningún otro, es el lugar que la mujer de la película siempre quiso visitar y no pudo porque murió antes de lograrlo, y a donde su esposo decidió ir en memoria de su esposa para cumplir la promesa que le hizo de ir allí, eso significa que nada en Venezuela nos puede hacer perder la esperanza, porque para los dos señores de la película, Venezuela es símbolo de que todo lo soñado es posible, así que no puede ser menos para nosotros, los venezolanos que amamos nuestra tierra.

El escuchar el cierre de las 34 emisoras me puso muy triste, ha sido otro golpe bajo de ese gobierno mal llamado democrático, pero el haber visto esa película un día antes de enterarme de esa mala noticia me ayudó a no perder el orgullo que todos los venezolanos debemos seguir sintiendo siempre por ser de donde somos y venir de donde venimos.

Esto es solo un mal momento, saldremos de ésta.

Besos para todos.

Si quieren ver parte de la película pinchen aquí.

25.7.09

Nadie se baña dos veces

"Nadie se baña dos veces en el mismo río", pensamiento profundo como sus aguas...

Así nos decía Joan Manuel Serrat durante su concierto en Cádiz. Aunque Serrat de una manera poco acertada decía que estas palabras provenían de china, cuando la verdad son de la autoría del filósofo griego Heráclito de Efeso. Al final hasta ese fallo se lo perdono a Serrat porque sus canciones llegan de una manera muy acertada al alma y porque en ese momento,esas palabras, independientemente que supiera de quiénes eran o no, me vinieron como anillo al dedo.

Y es que yo la última vez que vi a Serrat fue en Caracas y estuve durante todo el día, antes del concierto, recordando esos momentos, lo bien qué me lo pasé y las personas con las que estuve, el cuento es muy largo, pero lo resumo para que entiendan el porqué de toda la emoción que ese momento me produjo, aquella vez en Caracas, una de las personas que me acompañaba era un buen amigo, que a pesar de ser un chico muy atractivo y que estábamos juntos todo el tiempo, entre nosotros nunca hubo nada, de mi parte surgió una atracción de amistad, porque yo sí que creo en la amistad entre hombres y mujeres (y la defiendo a capa y espada) me reía muchísimo con él y en los años que duró nuestra amistad debo admitir que es una de las personas que mejor llegó a conocerme, a pesar de que éramos unos niños cuando nos conocimos, en la oficina donde trabajamos juntos siempre hubo muchos rumores, porque insisto, este chico era muy atractivo para muchas que no se llegaron a creer nunca que no me gustara. Qué cómo terminó la amistad? Pues aunque suene a lugar común fue así de simple, se casó con una chica que aunque muy linda era muy insegura y no soportó que su esposo tuviera amigas. Eso no lo concluí yo, que yo conclusiones saco muy pocas en la vida, eso me lo dijo él el día que se despidió de la vida del pisha de cai y la mía, nunca lo entendimos, pero lo respetamos. Le queríamos tanto (e incluyo al pisha de cai que llegó luego de mi amigo a mi vida y aún así llegó a quererle como hermano) que nos dolió mucho que todo terminara así, pero esa es la vida, nos guste o no.

Qué acertadas las palabras de Serrat ese día, luego de todo este tiempo le volvía a ver en Cádiz (ciudad en la que vivo y de la que no sabía su existencia en el último concierto al que fuí en Caracas) y sentía que aunque yo sigo pensando igual y sintiendo igual, la persona que le veía esta vez no se ha bañado dos veces en el mismo río de Serrat, muchas cosas han cambiado en mi vida (tiendo a pensar que no en mí) y en la vida del río llamado Serrat. Serrat nunca lo sabrá, pero ese momento y sus palabras han marcado tanto mi vida que nunca lo olvidaré.

Espero que la vida llene de mucha vida al río poeta Serrat, y que la próxima vez que vuelva a verle yo no haya perdido ningún amigo, sino que tenga un millón más, con o sin facebook.

Feliz fin de semana.

14.7.09

Yo, no lo siento

Una de mis mejores amigas estuvo recluida por muchos meses en una clínica, sufría de una depresión enorme producto de muchas cosas que ha vivido en los últimos años de su vida.

Cuando le comenté a mi mamá lo que le había pasado, me dijo lo que yo ya sé, mi mamá no sabe lo que es esa enfermedad, para ella no existe o es algo que la gente se ha inventado, en su cabeza de mujer fuerte eso que otros llaman depresión es una simple tristeza y la gente le ha puesto ese nombre para darle una connotación grave. Ella me insiste que es tristeza y que eso se va sin ayuda médica, yo por más que lo intento no puedo explicarle que hay gente que la pasa muy mal con una depresión y que en realidad, es algo grave.

Quizás es por la mentalidad de mi madre y su forma de ver el mundo, que yo nunca he pasado por una. He sentido tristeza, mucha, pero no he dejado que me coma.

Mi amiga no pudo con esa "tristeza" y buscó ayuda. Estamos hablando de una chica que viene de una familia de multimillonarios gringos que se ha sentido siempre muy presionada para que sea perfecta y como ya sabemos que nadie lo es, pues ha caído en picado al ver que la vida a sus treinta años no es como su familia soñó para ella, así que ha buscado ayuda para entender algo que yo me obligué a aprender temprano: aquello que me hace feliz es aquello que yo sueño e intento cumplir sin que nadie me imponga nada.

Ahora mi amiga ha comenzado a buscar sus sueños. Sabe que por allí hay algo grandioso que le espera, pero a ella sola, sin nadie que le diga que hacer o que no. Suena simple, pero mucha gente tarda toda la vida en aprenderlo o quizás se mueren sin llegarlo a saber nunca.

En estos días estuvimos hablando y salió a la luz aquella vez que una buena amiga y yo nos íbamos a San Francisco (donde reside actualmente) para visitarla, ella nos dijo en aquel momento que en su casa no había mucho espacio y que nos buscaría un hotel, a nosotras nos pareció buena idea y al final no fuimos porque la amiga que viajaba conmigo tuvo un problema que le impidió viajar. Le dijimos a ella que no iríamos pero nunca le explicamos el porqué. Conversando con ella me di cuenta que ella piensa que no fuimos porque ella no nos recibió en su casa. Y todo este tiempo había sentido una culpa grande por eso.

Le aclaré todo y le dije que incluso en el caso dado que nosotras no hubiésemos ido por esa razón, yo creía que ella nunca debería sentirse culpable por hacer aquello que considera correcto en un momento determinado. Implique lo que implique. Y que los amigos de verdad, aquellos que te quieren pase lo que pase, te tienen que aceptar sin importar si les ofreces una casa, o dos.

Le dije que de ahora en adelante intentara ponerse frente al espejo y en lugar de pedir disculpas por todo, como siempre hace, que dijera algo así como: "YO, NO LO SIENTO". No hay mejor ejercicio y cosa más liberadora que hacer lo que uno quiere, sin sentirse culpable.

Inténtenlo.

Besos para todos. Feliz Semana.

7.7.09

Existo o no existo

He allí un dilema (para los otros).

Hace cerca de un mes recibí un email de una chica que trabajó conmigo en Venezuela, cuando comenzamos a trabajar juntas yo no tenía ni 20 años y ya tenía un muy buen trabajo, ganaba mucho dinero y el tipo de trabajo que hacíamos nos permitía salir casi todos los días juntos a todos los colegas que trabajábamos en aquel lugar, éramos unos niños con un sueldo de gente mayor y eso nos ubicaba en un nivel privilegiado.

El tipo de trabajo que hacíamos era muy divertido. Al final debo reconocer que mi época en esa oficina es una de las mejores que recuerdo a nivel laboral, en todos los sentidos. No significa que los trabajos que han seguido no hayan sido tan buenos, sólo que en esa oficina coincidimos un montón de gente a quienes nos pagaban por divertirnos, sigo divirtiéndome en lo que hago, pero en aquella época todos lo hacíamos y eso hacía de la oficina un lugar de donde no queríamos salir. Y lo digo literalmente. Porque muchas veces me dejaban en casa a las 3 de la mañana y me venían a recoger a las 9 y yo, con pocas horas de sueño, llegaba feliz a mi lugar de trabajo porque sabía que cada día, era un gran día.

Al irme de allí, me llevé conmigo a toda la gente que llegué a querer mientras trabajábamos juntos, y hasta el día de hoy sé de sus vidas y ellos de la mía, hubo otra gente con la que me llevaba muy bien, pero que les perdí la pista por esa manía que tiene mucha gente (y que nunca entenderé) de dar su email de trabajo como contacto, sabiendo que el contacto puede durar para siempre pero quizás el trabajo no, y al final al irse de las empresas, ya era muy difícil seguirles la pista. Con esta chica que me contactó recientemente ocurrió algo así. Ella se fue de esa empresa en la que trabajamos juntas a otra empresa y me dio su email del trabajo nuevo, por años pensé que ese email seguía siendo válido para contactarla y un día me di cuenta que ya no existía, entonces la borré de mi lista.

El email que recibí de ella decía tal cual:
"Amiguis, te escribo a este email que es uno que guardaba tuyo en una agenda, espero que todavía lo tengas, te escribo porque te he buscado en FB y no te encuentro, y pensé que si no estabas allí es porque algo te ha pasado y quizás ya no estés en este planeta?"

Mientras tomaba mi café no pude más que reírme por el comentario.

Le respondí textualmente:
" Hola! Sí, este es mi email, y sí, pienso, no tengo FB luego, existo".

Los emails que siguieron a este fueron para ponernos un poco al día de todo, ella me pidió que me uniera a FB tres veces en todos los emails intercambiados y ante mi tercera negativa desistió y me envió unas fotos de su hija, su esposo y de su vida reciente. La verdad es que me gustó mucho saber que todo le va bien.

No es la primera vez que me pasa que la gente piensa que no existo porque no uso FB. Un amigo que tiene FB y que conoce a otro que era un conocido en común me dijo que aquél le había preguntado si yo seguía viva por aquello que no me encontraba en esos lugares. Mi amigo me llegó a proponer que me abriera la cuenta con un nombre que no es el mío, que buscara a la gente que conozco y les dijera quien soy para que me agregaran y así podía enterarme de la vida de los demás y permanecer en el anonimato, al parecer es eso lo que hace él.

Por supuesto que no lo hice.

A toda la gente que he conocido a lo largo de mi vida y con la que quiero seguir manteniendo el contacto, la tengo cerca. A todos con los que accidentalmente he perdido el contacto, les he vuelto a encontrar, como el caso de esta conocida y a los que no, ya nos unirá la vida de nuevo y sino lo hace seguiré viviendo como hasta ahora sin que eso me quite el sueño, la verdad.

Un amigo que tiene FB se quejaba de como la gente entraba en contacto con él, le añadían como amigo (para demostrar que no sólo Roberto Carlos quiere tener un millón de amigos) le veían todas las fotos, intercambiaban algunos mensajes y luego ya si te he visto no me acuerdo. Me temo que esa es la razón por la que alguna gente se une a estos sitios.

Una amiga que vive en México me mandó unas fotos de ella con su nuevo novio y me pidió que le mandara fotos recientes mías, se las envié y me dijo que estaba igualita de bella que siempre (insisto esto lo dijo ella, no yo), y se sinceró conmigo confesándome que ella pensaba que me había vuelto un monstruo y por eso no usaba FB (recuerden que la belleza es relativa).

Sinceramente me gustaría tener tanto tiempo libre para poder analizar porque la gente hace una cosa u otra. Pero no lo tengo, como tampoco tengo FB. Eso sí, todos los días tengo a alguien llamándome, invitándome a hacer algo divertido, y recordándome que aunque no sé cuantos tengo en total, los amigos que tengo, son de verdad.


Un beso para todos. Feliz Semana.

2.7.09

Yo, soy El Cantante

Así rezaba la canción que Rubén Blades le compuso al grande entre los grandes Héctor Lavoe.
Era conocido como " La Voz" por su capacidad única de interpretar canciones que otros grandes componían para él.

El viernes pasado me fui con unas amigas a bailar a Sevilla.

La pasamos muy bien juntas, son amigas que la vida me ha regalado viviendo aquí y allá. Solíamos ir juntas a bailar en Amsterdam durante el tiempo que ellas vivieron allí, ahora viven aquí e intentamos retomar la costumbre de bailar hasta el amanecer.

Fuimos a un sitio en Sevilla que anunciaban en internet. Llegar no fue fácil porque tomamos la carretera nacional en lugar de la autopista y dimos más vueltas que un trompo, una ruta que lleva normalmente una hora la hicimos en casi dos, pero quizás nos sirvió para calentar motores, porque íbamos escuchando ritmos latinos en el carro y al llegar allí ya los pies bailaban solos.

Tardó un rato antes que alguien nos sacara a bailar, he de decir que me sorprendió mucho porque en Amsterdam, con todo y los tímidos de lo que tildan a los holandeses, no nos dejaban ni pedir nuestro primer mojito cuando ya estábamos en la pista de baile guiadas por alguien de allí, aquí la cosa, no sé porqué, va más lenta. Al final alguien rompió el hielo y comenzamos a movernos, todas.

Uno de los chicos que me invitó a bailar era caraqueño, mientras bailábamos me contó que había venido con un buen amigo a ese sitio, al terminar de bailar me presentó al amigo que resultó ser guaro, de barquisimeto, nos caímos muy bien de una y empezamos a hablar un poco de todo. Salió a colación el tema de la Salsa y entre una y otra cosa terminamos hablando de La Fania y cómo no, hablamos de Willie Colón, Rubén Blades y Héctor Lavoe. A Willie y Rubén he tenido la suerte de verles en directo, a Héctor me tendré que conformar con sus videos. El chamo guaro se declaró super fan de Héctor y me preguntó si a mi me gustaba, yo le respondí con uno de mis tantos refranes: " muerto, quieres misa?". En ese momento se disculpó y se alejó unos minutos, al regresar me dijo algo así cómo, pues ahora sí que voy a bailar con alguien chamo que conoce y valora a Héctor, en cuestión de segundos estábamos bailando la canción "El Cantante", se la había pedido al DJ, durante todo el tiempo que dura la canción bailamos la salsa como la bailan los que aprendieron entre fiestas de barrio y amigos a los que une ese tipo de música para siempre.

El chamo guaro me cantó al oído toda la canción y debo reconocer que tenía full talento. Me sentí transportada, era como no estar en Sevilla sino en cualquier lado de Caracas o Barquisimeto, bailando. Al terminar la canción, me abrazó y me dio las gracias por algo que yo agradecí también, un momento inolvidable.

Anoche veía la televisión de Holanda y pasaban una película que no me pareció casual sino "causal". Era la película que Jennifer López y Marc Anthony protagonizaron en el 2006, "El Cantante", fue una peli que pasó sin pena ni gloria, pero a mi me vino como anillo al dedo luego de lo que viví con este pana la semana pasada. Sé mucho más sobre este grande, Héctor Lavoe, aunque debo reconocer que su biografía me conmovió mucho, triste saber que un hombre con tanto talento para la música, no supiera llevar la vida entera al mismo ritmo que su éxito. Razón tenía Rubén Blades al decirle que la canción "El Cantante" era tal cual su vida, porque nadie se preguntaba si sufría ni lloraba, sólo veían su lado artístico. De todas formas, a pesar de todo, su legado queda, la prueba está en que une a mucha gente, como nos unió en el baile en Sevilla al guaro y a mí.

Besos para todos. Feliz fin de semana.

26.6.09

No habían pasado ni doce horas

No habían pasado ni doce horas de la muerte de Michael Jackson y ya me llegaban chistes venezolanos a mi Blackberry sobre su muerte.

Así somos. Nos guste o no.

No he asistido a muchos funerales en mi vida, a los pocos que he ido ha sido en Venezuela y siempre he terminado riéndome en ellos, nosotros los venezolanos por lo general tenemos la costumbre de hacer chistes hasta de la muerte, aunque sea una muerte cercana. Cuando murió mi nona Paulina hace casi 10 años, yo estaba prácticamente recién mudada a Holanda, cuando hablé con mi mamá a través de su celular durante el funeral logré hacerla reír contándole un chiste de la nona y era sobre algo que todos en la familia conocíamos muy bien.

Ella acostumbraba a guardar el pan en un escaparate con llave , vieja costumbre que tenía heredada supongo de su madre, mi nona no era tacaña pero con el pan no había quien le pudiera, para comerlo en aquella casa había que ir a ella y pedírselo personalmente y lo que seguía luego era una rutina que con el tiempo y las tardes de verano andino que pasábamos corriendo como locos por aquellos montes y regresábamos a casa muertos de hambre, se convirtió en una ceremonia. Mi nona se sacaba del pecho una llave, de esas de escaparates antiguos, caminaba hacia su habitación y antes de entrar en ella, se aseguraba que ninguno la siguiera, volteaba la cara hasta la mitad y juro que ese medio ojo que nos veía tenía más capacidad amenazante que todos los ojos del universo entero, entraba a su cuarto y lo que veíamos luego era ella toda dulce saliendo con varios panes andinos en las manos que siempre estaban muy frescos, como si mi nona abriendo la puerta de aquel armario, abriera la puerta de una panadería celestial.

El chiste venía porque yo le pedía a mi madre por teléfono que le revisara el pecho a mi nona, su madre,antes de enterrarla, no vaya a ser que la dichosa llave estuviera con ella y el pan que de seguro recién acababa de adquirir se quedara dentro del escaparate, recuerdo que le dije algo así como: "mamá, aproveche y úselo para dárselo de comer a todos los que están con ustedes allí rezando por mi nona, mire que a ella le habría molestado muchísimo que ese pan se quedara en el escaparate".

Lo que siguieron fueron risas sin parar de mi madre y yo sé, que ella de alguna u otra forma, agradeció mucho aquella llamada y ese chiste, entre tanta tristeza.
Nosotros los venezolanos entendemos, que aún en los peores momentos, la risa es nuestro mejor aliado y es por eso que se echan chistes durante un funeral venezolano y a nadie le parece mal.

A ver cuanta punta le sacan a la muerte de Michael Jackson ahora, lo que me parece raro es que hasta ahora nadie haya mandado nada sobre la Farrah Fawcett, bueno, quizás es que con todo lo que sufrió la pobre en estos últimos años, mejor la dejamos descansar en paz, porque nos gusta la guachafita pero tampoco es para tanto.

Besos para todos.

P.S.: A mi no me gusta mucho el pan, pero el pan andino me encanta, quizás es que inconscientemente al comerlo recuerdo a mi Paulina y todo el valor que le ponía para resguardarlo de las garras hambrientas de todos sus nietos, entonces lo veo como un tesoro, ese tesoro que ella a pesar de todo, nunca se negaba a compartir.

18.6.09

Y a mí me mostraron el anillo!

"El pisha de cai" está muy orgulloso de todos los deportistas que llevando un pasaporte español representan a España en eventos deportivos. Como bien saben España ha ganado mucho en los últimos dos años, destacables, como no, Nadal y el equipo de fútbol que hizo que ganaran la Eurocopa.

Yo, como buena venezolana, siempre me he sentido orgullosa de saber que somos buenos en el béisbol, pero en eso los españoles no pueden competir (por razones obvias) entonces cada vez que él me hablaba de lo excelente que se desempeñaban los españoles últimamente en los deportes, se me salía mi vena picada y le decía : " show me the ring baby, when you show me the ring, then we talk" (amor, muéstrame el anillo, cuando me muestres el anillo entonces hablamos). No, no se me asusten, no hablo de boda, los que me conocen bien y me leen (que son pocos) saben que no me referiría con tanto entusiasmo a un anillo de compromiso o algo parecido, los que saben algo de baloncesto ya en este punto de la lectura se han dado cuenta que me refiero al famoso anillo que cada jugador que queda Campeón en la NBA (la liga más grande de baloncesto en el mundo) recibe como premio.

Nosotros los venezolanos tenemos dos desde hace años, y ahora como soy una buena picada acoto con mala saña: años de años!. El venezolano que lleva esos dos anillos en cada mano es Carl Herrera que fue el primer baloncestista venezolano en llegar a la NBA y el único en ganar dos anillos de campeón con los Rockets Houston de forma consecutiva en 1994 y 1995. Repito, dos anillos y en dos años seguidos, acoto nuevamente con mala saña: hace ya un montón de años.

Lo que me tiene picada no es que el segundo catalán más bello del planeta (el primero es Toro, claro, y el mundo femenino bloggero dice Amén) Pau Gasol haya ganado el anillo, lo que me tiene picada es que ya no le puedo decir con la boca enorme (porque miren que me jactaba una y otra vez de que en eso España no nos igualaría, tan pronto) al "pisha de cai" : "show me the ring" (muéstrame el anillo) porque sé que no solo lo hará sino que antes de hacerlo lo mandará a pulir para darme donde más me duele.

Eso sí, picada que no tenga cartas bajo la manga no es picada, ahora, mientras Pau no gane otra temporada y puedo permitírmelo le digo al "pisha de cai":
" show me the RINGS" (muéstrame LOS anillos).

No le deseo mal al Pau Gasol, estoy contenta por su triunfo y le felicito por ello, pero por el bien de nuestra pareja espero que se aguante un tiempecito más antes de traer el segundo anillo a casa.

Un beso para todos.


P.S.: A los que me leen hace tiempo no les extraña cuando les hablo del "pisha de cai", es mi pareja, lo aclaro porque mucha gente nueva que me lee muchas veces me pregunta quién es, y entiendo perfectamente que no le vean sentido cuando hablo de él sino me leen hace tiempo.

11.6.09

Milagros diarios

En mi post del martes les confesaba que soy de las que no busca nada para encontrarlo todo y del cómo tengo la certeza que día a día la vida nos llena de sorpresas que por lo general pueden ser maravillosas.

Tiendo a ver todos los detalles, incluso las cosas que ante otros ojos pasan desapercibidas, en los míos (tan soñadores y cursis) se engrandecen, llenando mi vida de una alegría muchas veces indescriptible.

Hubo una sentencia en el último post que escribí:

"Hoy, es un día para algo nuevo, no sé lo que me espera, tampoco he planificado nada, pero de seguro que antes de irme a la cama hoy por la noche, la vida solita sin que yo haya hecho nada me sorprenderá (espero que sea para bien)."

Y lo fue.

Ese mismo día vino a mi casa de Amsterdam una señora brasileña a la que quiero mucho, traía a su hija que está recién llegada a Holanda, la niña ha estado separada de su madre por muchos años, la señora tuvo que venir a Holanda a trabajar duro para poder así mantener a sus tres hijos, la niña que se ha venido a vivir con ella es la más pequeña de todos sus hijos. Mientras hablábamos de sus impresiones en esta nueva tierra (utilizando a su madre de traductora porque la niña no me entendía casi nada cuando le hablaba), "er pisha de cai" me comenta que durante la mudanza me dejé una bolsa y quería que la revisara para ver si la botábamos o qué hacíamos con ella, al revisarla, delante de mis dos visitantes, me di cuenta que toda la ropa era ropa infantil, ropa muy bonita y en buen estado, de esa bolsa mágicamente salieron pantalones, camisas y zapatos que al verlas con detalle coincidian con la talla de esta niña que recién llegada a ese país necesita de mucha ropa y siendo de buena calidad y casi nueva, mejor.

Mirando a la niña le dije: "esta ropa es tuya". Cuando la madre le tradujo lo que yo quería decir, la niña se emocionó a rabiar y a la madre se le salieron las lágrimas de la alegría. Mucho dinero se ahorraban para vestir a esa Princesa como lo merece.

No lo podíamos creer. Era un milagro, de los que yo llamo diarios, y estaba allí frente a nuestros ojos.

Hace cerca de un año, una de mis mejores amigas trajo a mi casa ropa buena y prácticamente nueva que ya no le quedaba a su hija que yo debía llevar a Venezuela para regalársela a una chica muy pobre que trabajaba con mi hermana, por cosas del destino a mi la ropa se me quedó en el armario y prometí llevarla en mi próxima visita, sólo que en la siguiente visita que hice esa chica ya no trabajaba con mi hermana y por una y otra causa la ropa se quedó en el armario y yo, a estas alturas del campeonato, había olvidado por completo que la tenía, pero "casualmente" el pisha de cai la encontró cuando más se necesitaba.

Aquel día la sentencia que hice en mi post se cumplió porque la vida me sorprendió ese día y para bien. Así como lo hizo para aquella niña que espero la vida le premie de cosas buenas por siempre.

Hoy, cumplo tres años desde que comencé a escribir en este blog. Muchas cosas buenas me han pasado sin buscarlas. Muchos amigos he conocido a través de este medio y los valoro como tesoro. Me ha llenado de sorpresas buenas y espero que siga haciéndolo mientras que blogger y google aguanten.

Les deseo una bolsa llena de cosas que necesiten. Como le ha tocado a la niña brasileña, que tuvo en mi casa uno de esos milagros diarios que muchos no ven. Yo sí.

Un beso para todos.

9.6.09

Hay días para todo

Hay días para todo.

Para reír, para llorar, para estar felices, para estar tristes.
Días que se repiten, sí, pero que siempre traen algo distinto.
No sabemos lo que nos espera al día siguiente. No importa que tan buenos seamos adivinando.
Cada día es una sorpresa. Nos guste o no.

Es por eso que yo intento no hacer muchos planes, prefiero dejar que la vida me sorprenda.

Soy de las que no busca nada, para encontrarlo todo.

Alguien me dijo hace poco que yo estaba donde quería estar (y es cierto porque nunca estoy donde no quiero) pero esa persona insistía que yo antes de llegar a donde estoy busqué estarlo, allí si que ya no estuve de acuerdo, porque yo estoy donde estoy porque así se dieron todas las circunstancias. No las busqué. Solo seguí lo que el camino me iba ofreciendo y me dejé sorprender.

Es así de fácil que he visitado tantos lugares y conocido a tanta gente maravillosa, sin buscarlo, solo dejándome llevar, porque al final nunca me ha gustado nadar contra corriente. Es inútil, creo que finalmente la orilla que nos toca ya está allí, esperándonos, queramos o no.

Hoy, es un día para algo nuevo, no sé lo que me espera, tampoco he planificado nada, pero de seguro que antes de irme a la cama hoy por la noche, la vida solita sin que yo haya hecho nada me sorprenderá (espero que sea para bien).

Un besito para todos. Déjense sorprender.

1.6.09

Me gusta mucho estar aquí

Hoy he estado todo el día paseando por Amsterdam. Me gusta mucho estar aquí.

Nos hizo un tiempo muy bueno.

Amsterdam con buen tiempo es aún más hermosa.

Qué rico es tener una ciudad así a la que volver y que te recibe siempre con todo el calor del mundo.

Soy Amsterdam. Soy yo. Y me gusta mucho estar aquí.

Un beso para todos.

26.5.09

La confianza

Yo creo en la gente que quiero. Pienso que son honestas y nunca pensaría que quisieran hacerme nada malo ni a mi, ni al resto.

Siempre he creído en la buena voluntad de los que quiero,sino fuera así no los consideraría parte del grupo de los que quiero.

Yo creo en la gente. Por lo general nunca pienso que alguien me hará algo malo sin motivos porque yo simplemente no lo haría.

Esa forma de pensar ha hecho que nunca tenga miedo a la gente ni a hacer amigos nuevos.

No creo en los amigos que se tiren dardos envenenados en su trato, ni en broma, porque considero que tus verdaderos panas nunca te harían daño, por eso si consigo a alguien que quiera hacerme daño sin motivos, no lo considero del grupo de los que quiero, simplemente intento mantenerle a raya. Porque no creo que alguien que se considere amigo ni en broma busque hacerme sentir mal.

Tampoco creo en la envidia. Y menos viniendo de la gente a la que quiero, si alguien que quiero tiene buenas nuevas, yo me alegro y me gusta que me lo cuenten porque la felicidad de ellos me contenta y mucho. Por eso cuento sin límites todas las cosas buenas que me suceden a los que considero que quiero y me quieren. Nunca pensaría que algo bueno mío les haga sentir eso que la gente llama envidia, nunca lo pensaría y por eso lo cuento todo.

Por eso mismo que creo en la gente es que esta idea que vi en Amsterdam me pareció genial y muy posible:

La foto fue tomada con mi teléfono por eso no tiene buena calidad.

Se trata de un sitio que han puesto donde puedes poner todas las cosas que encuentres en la calle para que el dueño pueda venir a recogerlas, los objetos van desde llaves hasta mochilas. En la mochila de la foto había incluso algo de dinero y cuando lo vi me quedé alucinada porque me pareció una idea excelente. Hablé con la mujer que tuvo esta idea tan buena y me dijo que la base de su invento era LA CONFIANZA, confiar en que la gente era honesta y siempre devolvería lo que se encontraba, que la gente por honesta no se llevaría nada que no fuera suyo (porque resulta que de este sitio te puedes llevarte lo que sea que encuentres porque sí, no tienes que probar si es tuyo o no) ella al preguntarle si creía que la idea iba a funcionar respondió algo con mucha lógica: "yo no me llevaría nada que no fuera mío, así que creo que mucha gente haría lo mismo que yo"

Hablando con un amigo español de la idea me comentó que el pensaba que eso en España no funcionaría, yo le dije que pensaba que la gente es gente en todos lados y que igual que creía en la honestidad de los holandeses, pues también creía en la de los españoles. No le convencí con la teoría que la holandesa que inventó esto me explicó, y en la que yo también creo, partir del principio de la honestidad propia que se multiplica en la de los demás.

Hace poco compré en una tienda aquí en Cádiz, me faltaban diez euros para completar el total de lo que me quería llevar, era tarde y no me daba tiempo de ir y volver a casa para buscar los diez euros que me faltaban, la señora me dijo que no importaba, que me lo llevara todo y otro día le pagaba, le dije que en verdad necesitaba lo que estaba comprando porque al día siguiente salía de viaje y lo necesitaba para el viaje, me dijo que me fuera tranquila y cuando volviera pues le pagara. Y así, me llevé todos los productos sin haberlos pagado todos. No pagué cuando volví, me acordé muchos días más tarde y cuando fui a pagarle la señora sólo me preguntó que tal me había ido en mi viaje. Confirmado. En todos lados hay gente que confía en el otro. Eso es bueno. Concluí que la idea de la holandesa definitivamente sí funcionaría en España, porque la señora que me ayudó es española y si hay una como ella entonces habrán muchos así multiplicados por allí.

Y para los venezolanos que piensen que estas cosas no pasarían en Venezuela, les cuento una anécdota, una vez el pisha de cai y yo nos fuimos a un pueblo en venezuela que tiene muchas islas cercanas, la gente que contratamos para el viaje por las islas nos llevó a una que no era la mejor de todas y además resultó ser la más turística, ese día conocimos a un viejito que tenía un peñero y era pescador, nos hicimos panas rápidamente y el señor nos dijo que él nos podía llevar a una isla mejor, le dijimos que no teníamos dinero con nosotros para pagarle ese viaje pero él nos dijo que no importaba, que él nos llevaba nos daba el paseo nos devolvía al puerto y que le pagaramos al día siguiente, el señor hizo su trabajo y nos llevó sin saber si nosotros, los que parecíamos amables con él, finalmente le pagaríamos o no. Al día siguiente al mediodía fuimos a buscarle a su peñero, como acordamos, al llegar nos abrazó con mucha alegría diciéndonos: "así mi mujer va a dejar de ser tan mal pensada con la gente, porque toda la noche me estuvo diciendo que ustedes no vendrían a pagarme y miren aquí están". Al salir de aquel pueblo me llevé una alegría enorme conmigo porque ese viejito confió en nosotros y pudimos demostrarle que, en esta vida, vale la pena confiar.

Un beso para todos.

15.5.09

No necesito que me hagas feliz

"No necesito que me hagas feliz sólo necesito que me dejes serlo".


Esta frase la escuché en una película que vi por primera vez hace pocos días, basada en la vida de Evelyn Ryan, se titula ¨The Prize Winner of Defiance, Ohio¨ en España han hecho una traducción resumida (muy resumida) ¨La ganadora¨. Sinceramente me gustó mucho la historia sobre la vida de esta señora que luchó toda su vida para, como diríamos en Venezuela, sacar adelante a sus diez hijos. Es de esas historias que te dejan el corazón contento, de esas donde en la vida cualquier problema se convierte en reto para superarlo de una manera mágica y maravillosa.

Creo que el porqué me gustó tanto se debe a mi propia experiencia de vida, tengo una Madre así, fuerte y creativa que cuando éramos chamos no nos dejaba ver los problemas como eran y en nuestra casa todo obstáculo se resolvía de una manera milagrosa. Para nosotros lo imposible simplemente no existía y por eso, quizás, soy tan fuerte hoy en día, porque gracias a ella y a la familia que me tocó, no veo ninguna pared en la vida y tampoco problemas, sólo soluciones.

La frase que titula mi post y las líneas que lo inician son el motivo por el cual me he sentido tan identificada por la historia que cuenta la película, porque resume muy bien como veo la vida, ya que se aplica a casi todo lo que me rodea. Es de alguna u otra forma la filosofía que mi madre me ha enseñado, ella siempre nos ha dejado ser felices, nunca ha cortado nuestras alas y, sobre todo, nos ha apoyado en todas las decisiones que hemos tomado sin emitir ningún juicio de valor. Es difícil lograr ser así, pero yo he intentado aplicar eso que aprendí con ella desde pequeña en casi todo lo que es importante en mi vida porque me parece la mejor forma para vivir. Incluyendo con mi pareja, yo no intento hacerle feliz, yo dejo que él mismo decida como serlo y le apoyo en todas sus decisiones , hasta ahora, nunca he frenado sus sueños (toco madera).

Si alguna vez llego a tener hijos, me he prometido a mí misma intentar ser como mi madre en ese sentido, sé que me será difícil porque no me imagino, por dar un ejemplo, que me digan que se van a ir a vivir al otro lado del mundo y yo les diga con una sonrisa en la boca lo mismo que me dijo mi madre a mí cuando le dije que me venía a Holanda a ver que tal me iba por estos lares (dejando un trabajo bueno en Venezuela y un futuro que en aquel momento se veía brillante): ¨hija, usted tiene que hacer en su vida todo lo que quiera hacer porque no quiero que llegue a viejita y no haya hecho todo lo que soñó por mi culpa, así que si quiere ir, vaya¨ A los pocos meses me ayudaba a empacar mi maleta con mucha ilusión por esa nueva etapa de mi vida.

Mientras más queremos a alguien más debemos permitir que sea feliz, porque la felicidad de ellos será la nuestra y no lo contrario. Eso me lo enseña mi mamá cada día. Y eso intento aplicar en mi día a día. Pero es un camino difícil que solo gente muy sabia como la madre que me parió ha recorrido sin dificultad.

Yo, por lo mismo que no quiero hacer feliz a nadie sino dejar que sean felices todos, no me atrevo a recomendarles la película, si quieren verla, pues excelente, sino pues también. Hagan lo que mejor crean, y yo mientras empaco porque a mí una ciudad muy bonita de Andalucía me espera este fin.

Se les quiere muchote.

5.5.09

Me reconcilia con el mundo

Puedo decir sin temor a equivocarme que mi vida reciente tiene un antes y un después.

Antes del nacimiento de mi sobrina y después del nacimiento de ella.

Hace año y medio no tenía ni idea del maravilloso milagro que es la vida de Victoria Eugenia.

Hoy, está, y me reconcilia con el mundo.







La miro y no me puedo creer que en tan poco tiempo esa niña tan hermosa bese la pantalla de la computadora (intentando besarme a mí) mientras conversa conmigo a través de la cámara y grite TATA y TATA sin parar de la emoción mientras baila porque le canto todas las canciones que me pide mientras hablamos.

Ella, me canta una canción que aprendió para deleitarnos a todos que babeamos ante su ternura.
Ella, cuenta del 1 al 10 de una manera tan bonita (mi mamá le enseñó a contar mientras subía los escalones del columpio en el parque).
Ella, sabe quien soy y donde estoy.
Ella, juega al escondite de una manera muy original usando la cámara de la computadora como cómplice (no hay distancia en su mundo, tampoco en el mío)
Ella, me pide que le muestre la playa desde mi balcón mientras me dice que la lleve a la playa (le digo que pronto)
Ella, es una bendición.

Victoria Eugenia me reconcilia con el mundo. Todo lo poco malo que pueda haber se convierte en menos malo ante su mirada y su amor. Un amor que prodiga gratuito a nosotros los que hemos tenido la suerte de que tocara en nuestra casa, en nuestras vidas.

Hace ya año y medio que mi sobrina nació y cada vez que me habla y me dice cosas bonitas se mete mi vida en su bolsillo, y yo tan feliz.

Cómo no sentirme afortunada al tenerla, mi sobrina, que cuando suena una llamada en la computadora sale corriendo a ver a mis padres para decirles : Tata llama!. Alguien que ya a su corta de vida me tiene presente siempre y sonríe cada vez que me ve para recordarme que el mundo no puede ser malo cuando ella está aquí.

(Mi sobrina cumplió un año y medio el 25 de abril)

28.4.09

La Otra

En qué momento nos conformamos con ser El Otro o La Otra? Se está mejor de aquel lado o del lado de la novi@, marid@,espos@ o cómo quiera llamarse la que se considera estar del otro lado?

Yo luego de presenciar una conversación entre dos niños ya tengo mis dudas sobre si alguna vez he sido,sin saberlo, la otra?

Fue en mis clases para aprender a patinar sobre patines en línea. Aunque la patineta la dominé desde siempre y de pequeña le enseñé a mi propia hermana a patinar en patines, pues nunca se me dio bien a mi misma y no aprendí como debía.

El día de mi cumpleaños, que fue recientemente, el pisha de cai me dio varios regalos y entre ellos venían unos patines en línea, además me había inscrito en un curso para aprender a patinar que dan en la misma tienda donde te los venden, me emocionó muchísimo la idea, aunque debo reconocer que cuando estuve en la pista donde te dan el curso y me vi montada sobre esos patines, casi me desmayo del susto, pero algo mágico me ocurrió, me vi allí con miedo y pensé en la Waiting niña que nunca tuvo miedo a nada y que vive en mí, y me sentí obligada a no temer, porque era como si sentir ese miedo era admitir que aquella niña ya no está en mi, y eso nunca, así que puse el temor a un lado y decidí seguir la clase como la que no le teme a nada.

Durante la clase nos pusieron a hacer giros alrededor de unos conitos, lo hice, ayudada por la profesora claro, pero lo hice al fin, al terminar de hacerlo coincidí en la fila que esperaba repetir esa hazaña con dos niños, una niña que no llegaría a los 9 y otro niño que como mucho le daría 10 años, lo que transcribo a continuación es más o menos la conversa que entre ellos ocurrió:

niña chiquita: alfonso me dijo que tu tienes otra novia
niño chiquito: bueno y de ser así qué?
niña chiquita: ah entonces es cierto? tienes otra?
niño chiquito: (riéndose de una manera burlona) la otra eres tú, ella es mi novia y tú la otra, eso es lo que hay!
niña chiquita: me lo podrías haber dicho antes
niño chiquito: bueno, me da igual, si quieres estar conmigo eres la otra y sino pues me da igual
niña chiquita: (con una sonrisa en sus labios) bueno, ya lo sé, ya te diré si quiero serlo o no.
niño chiquito: claro que quieres serlo, eso te gusta más!

A los dos segundos le dio una palmada con sus manos en el trasero de ella y siguió patinando (porque era su turno) mientras gritaba: " la otra, la otra,la otra!" ella se quedó riendo de gusto y yo casi me caigo de culo del susto, lo juro, es una de las cosas más raras que he visto entre dos niños de esa edad. Esa edad! qué hacíamos nosotros? A mi sólo me viene a la mente mi imagen sentada frente a una tele viendo el Show de Popy cantando "El telefonito es una necesidad...", a lo mucho!, y algunos que me leen de España quizás se recordarán a si mismos igualmente frente a una tele respondiéndole a todo lo que Los Payasos de la Tele preguntaban,o algo así, no lo sé, pero no creo que ninguno de nosotros nos veamos a nosotros mismos con esa retrospectiva asumiendo que somos El OTRO o La OTRA con una sonrisa en la cara, quizás si nos sucedió veríamos lágrimas, pero una sonrisa? luego de que nos han dicho tan cruelmente que no nos vistamos para el baile que no vamos? No me lo creo.

Será que estas niñas de hoy, que según las malas lenguas vienen y que más evolucionadas, ya tienen un código genético que les dicta que estar del otro lado es mejor y los que nunca hemos estado del otro lado no lo sabemos?

Habré sido alguna vez la otra sin saberlo porque mi código genético está tan atrasado que no veía la realidad tan directamente como los niños de hoy en día?, es mejor no saberlo o sí? Debo decirle algo cursi y romántico (que sólo se le ocurre a una persona como yo que ve y veía el amor como en cuentos de hadas) a esta niña en la próxima clase para hacerle ver que no es correcto aceptar ser la otra? Y si ella tiene información que desconozco y termina convenciéndome a mí de estar mejor en el otro lado?

Me estoy mareando de sólo pensarlo y eso que no estoy sobre patines en este momento...

Será mejor que, por esta vez, me limite a aprender a patinar y deje los aprendizajes de vida para otros momentos más adecuados.

Un beso para todos.

23.4.09

De cómo te ven a cómo eres realmente

Viendo el capítulo de esta semana de Medium, una de mis series preferidas, hubo una parte que me llamó la atención (no doy muchos detalles para no aguarles la fiesta a quienes no han visto el capítulo aún) y era de algo que un sicópata le escribía a la protagonista de la serie sobre como el hecho que ella tuviera cara de ángel era para despistar a la gente para que pensaran que era una buena persona cuando en realidad era totalmente lo contrario. Eso me recordó una conversación que tuve el viernes pasado con una de mis compañeras de la oficina de Amsterdam, mientras tomábamos juntas la pausa del almuerzo en uno de mis sitios favoritos de almuerzo cerquita de la oficina de Amsterdam, ella me hablaba de una chica del trabajo con la que ha tenido continuamente problemas, aunque a mi las dos me caen bien por igual y no entiendo muy bien los problemas que hay entre ellas, ella me explicaba una teoría que tenía mucho sentido para ella la cual era que la chica en cuestión es muy atractiva, entonces sicológicamente todo el que la ve piensa siempre que es una buena persona, era por eso que todos apoyaban siempre a la chama atractiva cuando tenía algún problema con ella y no a ella, la compañera que me contaba todo esto, porque, según ella, ella se considera una chica poco atractiva (no comparto su opinión a mi me parece muy linda), me ratificó que su teoría está basada en la experiencia y en lo que los medios de comunicación han hecho con nosotros vendiéndonos la idea que la gente atractiva es mejor que la gente que no lo es, por eso no pude evitar recordar lo que me dijo ese día viernes, al ver el capítulo de Medium esta semana. Sinceramente no sé que pensar de esa teoría, no puedo decir que lo que dice esta chica sea cierto o no, es algo subjetivo porque se basa en su experiencia, pero contándolo como lo contaba sonaba convincente.

No limitemos este texto sólo al como luce la gente, traslademos la misma conversa al éxito, en las telenovelas les han vendido siempre la idea a la gente que la persona pobre es buena y los malos son aquellos que tienen dinero porque eso conlleva al poder así que el poder va asociado a algo maligno. Yo he conocido gente pobre que no es precisamente bondadosa y mucha gente millonaria a quienes les hacía un altar ya mismo. Es la misma teoría absurda de que los que son ricos no son felices, y los pobres sí, quizás pensando así más de uno se queda contento y resignado.

Una vez tuve un percance con una chica que frecuentaba un grupo con quien yo me reunía de vez en cuando, no era mi amiga ni tampoco la consideré alguna vez como tal, simplemente era una conocida, ella mintió en algo y al darme cuenta de que mentía se lo comenté a otra amiga del mismo grupo porque me pareció algo demasiado grave, ella me dijo que no se me ocurriera mencionarlo en el grupo,que pasara lo que pasara y dijera lo que dijera nadie me creería porque ante todos yo era una vencedora y la otra chica era una persona que ante los ojos de todos nunca había tenido tan buena suerte en la vida como yo y, por lo tanto, nunca nadie la vería como alguien capaz de mentir porque le tenían lástima, por supuesto que yo nisiquiera pensaba en comentar delante de más nadie el incidente y a esta chica que mintió en aquel momento no la vi más en mi vida, lo ocurrido me hizo pensar en como muchas veces las personas tienden a inclinarse a darle la razón a aquellos que aparentemente no son tan exitosos o fuertes ante sus ojos, la tengan o no.

Otro ejemplo claro lo tuve en mi oficina, con un chico árabe que es discapacitado físico y trabaja como mensajero de la empresa, el 11 de Septiembre del 2001 cuando pasó lo que pasó en New York, nos encontrábamos en la oficina él, una amiga mía que trabajaba con nosotros en esa época y era de Washington y yo,no recuerdo porqué estábamos solo nosotros tres de toda la plantilla de la empresa pero así fue, la chica de Washington al escuchar lo que estaba pasando a través de la radio fue corriendo a mi oficina totalmente aterrorizada y yo intentaba calmarla cuando este chico se acercó a nosotras y preguntó qué pasaba, le conté rápidamente lo que sucedía y su único comentario (que no olvidaré jamás) fue: "me alegro, espero que se mueran todos esos sucios americanos". La chica de Washington entendió perfectamente lo que él decía porque los padres de esta chica son holandeses que emigraron a Estados Unidos y ella habla perfectamente holandés. Ustedes se imaginarán la escena. Me costó separarles porque la chica simplemente casi le arranca el ojo derecho con sus uñas de la rabia que le dio el comentario. Mi jefa en aquel momento,una mujer de California, muy buena gente por cierto, a quien la chica de Washington le contó todo lo sucedido al día siguiente, insistió una y otra vez que debía ser un malentendido porque ese chico era incapaz de hacerle daño a nadie (recuerden que lo que veía mi jefa era una persona dulce que tenía muchos problemas de movilidad por su discapacidad) y se terminó de convencer que aquello era simplemente imposible cuando el chico trajo al trabajo dos días después de los atentados unas galletas preparadas por su mujer para que todos en la oficina nos enteráramos que él y su familia repudiaban lo que había pasado en New York. Yo no lo podía creer y la chica de Washington menos aún. Lo más curioso de todo esto es que mi jefa el último día que trabajo en nuestra empresa (el viernes pasado para ser exacta) dijo en su discurso de despedida que el detalle que este chico había tenido para con el pueblo americano trayendo esas galletas que firmaban la paz era una de las cosas más conmovedoras que había experimentado en sus días en nuestra empresa, yo, con tan buen vino en las manos mientras ella decía aquellas palabras, lo menos que quise fue iniciar ninguna polémica, miré al chico del cuento fijamente desde mi lado de la mesa, para recordarle que él, aquella chica de Washington y yo sabemos la verdad de lo que pasó, aunque aquella chica ya no trabaje más con nosotros y yo hace mucho tiempo renuncié a hacerle ver la verdad a los demás, a pesar de todo, la mentira está allí y él tendrá que vivir con eso, yo no, quien tenga ojos que vea y sino que cada quien disfrute de su ceguera.

En Italia ha ganado el concurso llamado El Gran Hermano un chico inmigrante montenegrino de etnia gitana que al parecer llegó a Italia cuando era niño, me enteré porque vi un video de una de las grabaciones del concurso en la casa en donde uno de los concursantes le acusaba de aprovecharse de las desgracias que había vivido para ganarse al público (al parecer su madre le abandonó y su padre le obligaba a robar) y hacerles sentir lástima por él con lo cual vencería el concurso, y al final así ha sido, ha ganado, y aunque no vi el concurso y no tengo ni idea si fue por lástima que ganó,es fácil concluir que ese concursante al ver que el chico inmigrante había tenido una vida llena de penurias y contarlas delante de toda italia se aseguraba el triunfo, intentó abrirle los ojos desde su perspectiva a todo el mundo (buscando descalificarlo) por algo que el considerara injusto y era que el otro usara eso a su favor, y yo viendo todo esto desde un punto mediático pienso: grave error!, porque quien le acusa es una persona que todos ven en una posición mejor que el chico al que acusa (porque no tiene desgracias vividas que contar) y sólo por eso, tenga o no la verdad en su mano, nunca llegarán a creerle o apoyarle una acusación como esa, porque está del otro lado, de los malos, de los que triunfan. O al menos así se lo han hecho creer a la mayoría.

Así que yo señores, me guste o no, he tenido este tema de cómo nos ven a cómo somos realmente rondando por mi cabeza con todos los acontecimientos de los últimos días y aunque no sé de qué lado estoy ni de cómo me ve la gente (no le doy mucha importancia la verdad), tampoco me esfuerzo en convencer a nadie de ninguna verdad, que al final bien sabemos que es relativa y cada quien la cuenta según como le va en la feria. Así que me dedico a vivir y dejar vivir. Y que me llamen como me llamen, lo importante es que yo sé quien soy y para donde voy.

Muchos besos

15.4.09

Eloy

Eloy no creía en nada del Realismo Mágico del que tantos libros le hablaban. Su padre era español y su madre venezolana, vivían en España durante todo el año y viajaban a Venezuela cada verano para visitar a la familia de su madre. Su abuela era una mujer con mucho dinero, dueña de muchas propiedades en casi todo el territorio del país. Normalmente se quedaban casi todas las vacaciones en la hacienda que la abuela tenía, que con sus más de 20 habitaciones hacían de aquella visita, una gran aventura para Eloy.

Le encantaba corretear por horas por toda la hacienda, kilómetros y kilómetros de tierra que pertenecían al imperio familiar se convertían en el patio de juegos más grande de todo el mundo, o por lo menos así le gustaba pensar a Eloy.

Un día Eloy se enamoró.

Ella, Alicia, era la nieta de uno de los señores que trabajaba en la hacienda de la familia de su abuela desde jovencito. Una nieta que le había tocado criar porque su madre había muerto hacía pocos meses víctima de una ¨enfermedad maluca¨. Alicia era hermosa, tenía unos ojos que se iluminaban al ver a Eloy y se reía de todos los chistes malos que Eloy se sabía, no importaba que tanto los repitiera, se reía siempre con la misma intensidad. Se amaban.

Estuvieron juntos todos los días durante casi 3 meses de aquel verano del año 1988, eran niños pero ya sabían con certeza que eran el uno para el otro. Su amor era inocente ante los ojos de todos pero muy intenso para ellos, todo lo intenso que la edad de esos dos niños podía permitirles.

Sólo los primos de la edad de Eloy y Alicia sabían lo que pasaba entre ellos, cuatro primos que venían de Caracas y Valencia a pasar el verano en esa casa donde Eloy siempre era el consentido de todos porque venía desde tan lejos. Por eso se hicieron cómplices de aquel amor, querían que su primo viviera el amor al máximo como todos los amores que viven los venezolanos.

Alicia sabía que Eloy volvería a España, es por eso que llegando al final de las vacaciones su cara se llenó de tristeza, esa tristeza tan opuesta a toda la alegría que había tenido desde que Eloy llegó a la hacienda aquel año. Su abuelo sospechaba que su nieta se había enamorado, por eso le daba mucha rabia no poder hacer nada para evitarle el dolor que le provocaría el día de la partida de aquel muchacho. Ya había sufrido mucho la pobre niña con lo de su madre.

¨No te vayas¨ le dijo Alicia a Eloy una tarde frente al río mientras veían a todos los primos saltar como locos desde una piedra ¨el tiempo vuela cuando te des cuenta ya estaré de vuelta¨, ¨mi cumpleaños es dentro de una semana Eloy, si te vuelves a España en 5 días no estarás conmigo ese día¨ ¨te prometo que estaré ese día contigo Alicia, ya veré que se me ocurre¨

A Eloy se le ocurrió una idea que parecía infalible. Desaparecer su pasaporte. Para obtener uno nuevo necesitaría unos días más y así podría estar en Venezuela durante el cumpleaños de Alicia. Dos días antes del día oficial en que partían de vuelta a España Eloy se levantó muy temprano y de una manera muy silenciosa entró al cuarto donde dormían sus padres, buscó la cartera donde su madre guardaba los pasaportes, los encontró, sacó el suyo y salió de ese cuarto sin ser percibido por nadie, su padre roncaba. Llegó a la puerta de la casa, caminó rumbo al río, al llegar allí cerca de la orilla abrió un hueco en la tierra con sus manos lo suficientemente hondo para enterrar su pasaporte, lo hizo, lo cubrió de tierra nuevamente y encima puso una piedra que se diferenciaba fácilmente de las otras por su forma. Así sabría siempre donde estaba enterrado.

Un día antes de volar su madre se dio cuenta que le faltaba el pasaporte de Eloy, rebuscaron por todos lados, usaron a todos los trabajadores de la hacienda para buscarlo, y luego de casi 7 horas se dieron cuenta que allí no había nada, nadie sospechó de Eloy, su madre pensó que entre tanto jaleo de viajes lo había dejado en algún lado sin querer ¨mañana viajaremos a Caracas a pedir uno nuevo, en una semana como máximo tendremos otro, mientras nos quedaremos aquí unos días más ¨qué pena mamá, yo ya me quería volver¨ dijo Eloy con un acento que buscaba convencer a todos aún más que, él, en esa desaparición, no habría tenido nada que ver.

¨Voy a usar un truco que heredé de mis abuelos, nunca me ha fallado¨ dijo la abuela venezolana de Eloy, ¨un truco para qué abuela?¨ preguntó Eloy lleno de curiosidad ¨para saber quién fue el que se quedó con el pasaporte¨, Eloy sonrió, nunca había creído en esos trucos heredados de los que la abuela tanto hablaba.

Así, la abuela procedió a escribir en papeles sueltos todos los nombres de toda la gente presente en esa casa durante los últimos días, en total 25 nombres entre trabajadores, hijos, nietos y amigos, incluyendo el nombre de Eloy y el de ella. Uno a uno de los papeles con los nombres los fue metiendo en una olla grande, al terminar de ponerlos todos dentro agarró una jarra con agua y dijo en voz alta ¨si alguno de los nombres que están aquí en esta olla tiene algo que ver con la desaparición del pasaporte, el papel con su nombre flotará, sino todos los papeles quedarán en el fondo¨ Eloy al ver a su abuela tan segura pronunciando esas palabras, se puso nervioso. Pasaron dos minutos, y todos quedaron estupefactos al ver que en aquella olla grande solo uno de los papeles escritos estaba flotando, todos los demás estaban en el fondo, tal cual como lo había dicho la abuela minutos antes. La abuela lo agarró, lo abrió, lo leyó.

Lo siguiente que Eloy recuerda de aquella tarde fue la mano de su madre halándole la oreja pidiéndole que confesara donde estaba el bendito pasaporte. Eloy confesó.Porque todos le creyeron a la abuela. Y desde aquella tarde Eloy no dudó nunca más de esos poderes heredados.

Hoy, algo ha desaparecido de la casa en España donde viven Eloy y Alicia, dudan de alguno de sus hijos traviesos, en estos momentos Eloy escribe los nombres de todos y cada uno de sus tres hijos, esperando que él también haya heredado ese truco de la abuela.


Besos para todos.

3.4.09

Ellos

Había algo en los padres de mi amiga que me generaban una sensación de tranquilidad y felicidad cada vez que luego de clases me iba a su casa un rato. La mamá (cuyo nombre no recuerdo porque siempre le llamaba por el respetuoso Señora seguido de su apellido tan del norte de España de donde había venido junto a su esposo un Señor gallego que siempre me pareció tan amable como ella) nos preparaba la merienda en cuanto llegábamos a su casa y eran las mejores meriendas que recuerdo de mi etapa de adolescente, quizás es porque mi madre como buena venezolana nos daba merienda de niños pero al pasar a la adolescencia no lo vio necesario y por eso no supe lo que era merendar en mi casa al pasar a esa etapa de mi vida, en Venezuela por lo general se hacen 3 comidas al día y dependiendo de la casa solo dos porque en la cena siempre se come algo ligero, normalmente no se cena fuerte, bueno tampoco puedo generalizar porque eso varía de región a región también, sería un error grande hablarles de que todos lo hacen cuando mi todo es mis amigos y la familia que afortunadamente me tocó, pero esas son las meriendas que recuerdo luego de mi infancia, las de esa Señora, escribiendo este post recuerdo su café con leche, su pan que siempre estaba "calentito" como ella decía, sus "tartas" que eran receta de su madre y que ella había salvado antes de venirse a vivir a nuestro país, pero sobre todo lo que más recuerdo son esos abrazos que nos daba al entrar a casa y como nos besaba tres veces en la misma mejilla con mucha fuerza, de la misma manera en que lo hace Blanca Portillo en la película de Pedro Almodóvar " Volver", de la misma forma que un chico con Síndrome de Down que me presentaron recientemente lo hizo mientras me abrazaba con mucho cariño y de la misma manera que lo hace mi madre luego que le hago reír por alguna cosa tonta de esas que le cuento para que se ría y me premie con besos.

Me sentía en casa con ellos, su padre era un ser tan inteligente y sensible a la vez, en su casa se veían colgadas muchas pinturas que él pintaba en sus ratos libres y que para mis ojos de aquel momento veía llenas de talento, mi amiga tenía una hermana que se había graduado con honores en una de las universidades más prestigiosas del país y un hermano que no sólo era muy simpático sino además muy inteligente, yo entraba allí y era entrar a una de estas películas gringas ambientadas en los años 50 en donde todo era perfección, yo incluso le ponía música en mi cabeza acorde con cada momento para lograr el cuadro perfecto en esa casa, se respiraba paz y amor.

Mi amiga no comía, en aquella época nosotros no llamábamos a nadie anoréxico ni menos se nos ocurría hablar de eso, yo que pasaba tantas horas con ella notaba que no comía pero no me pregunten porqué nunca lo vi como algo malo, sólo era mi amiga la que no comía nisiquiera cuando su madre preparaba aquellas meriendas de campeonato. Si notaba que su madre le pedía que comiera y ella insistía que estaba llena, y me miraba y me hacía un guiño con su ojo izquierdo que me hacía indirectamente cómplice de algo que en aquel momento me parecía una cosa inocente y sin mucha importancia.

Su hermana tenía algunos kilos de más para el modelo estricto venezolano que creo ha existido desde antes que nuestra Maritza Sayalero fuera coronada Miss Universo en el '79. Y ella, la hermana de mi amiga, una chica hermosa a la que la línea nunca le preocupó, comenzó a sufrir al pasar a una etapa donde sí la juzgaban por sus kilos de más y donde casi ningún hombre parecía importarle todos los honores con los que se había graduado en la universidad y todos los idiomas que hablaba o todo lo que hacía reír a la gente con sus ingenios. A mí ella me parecía una de las mujeres más hermosas que había conocido, una de las más inteligentes y a su vez una de las más graciosas, nos reíamos mucho juntas, ella nos ayudaba a hacer las tareas y siempre se le ocurrían cosas muy buenas para los proyectos que presentábamos. Pero tenía un complejo enorme con sus kilos de más, siempre hablaba de ello, aunque su hermana, mi amiga, siempre le decía que se veía muy bien y que no era gorda, a lo que ella respondía "lo dices muy fácil porque tienes un cuerpo delgado, no sabes lo que es ser gorda y vivir con ello, no intentes consolarme yo soy gorda, como desearía estar delgada como tú" era muy duro cuando estas conversaciones sucedían porque yo lo veía muy claro para mí era una mujer hermosa que no veía lo hermosa que era, y eso amigos míos, es una cosa difícil de solucionar.

Al graduarnos les perdí la pista, sobre todo porque mis padres se mudaron a otra parte de la ciudad, bastante alejada de donde ellos vivían . Un día después de algunos años volvimos a vernos, yo decidí llamarles para pasar a visitarles, al llegar a su casa todo lucía muy parecido a la última vez que había entrado allí pero había algo extraño en ellos que no pude explicar a la primera. Ella, su madre, no me besó de la misma manera, sólo me abrazó con tristeza y me dijo que me sentara, me preguntó si quería un café y le dije que sí, al probarlo supe que eso no había cambiado para nada, el sabor seguía siendo el mismo, sentí ese alivio que se siente cuando las cosas parecen no cambiar mucho. Su padre tenía esa sonrisa de siempre y como siempre me hablaba como si el mundo lo hubiera inventado él, escucharle ha sido siempre un placer, pregunté por ella, mi amiga, y me dijo que se había casado y había tenido un hijo, "sí, de eso sí supe, lo vi por la tele" y es que mi amiga se había casado con alguien famoso en Venezuela, "pero no resultó y se divorciaron", eso ya no lo sabía, "lo siento por ella" les dije, "resultó que él se casaba para tapar su homosexualidad y usó a mi hija que le descubrió en la cama con su mejor amigo, es decir, el compadre de ambos, ella ha vuelto a casa porque no quiso ser parte de ese show y ahora vive ella y su hijo con nosotros, nuestro nieto, que es guapísimo, se parece a ella", sinceramente me dejó sin palabras, era mi amiga, una muchacha para la que yo soñaba un futuro cercano mejor, por eso me había alegrado tanto al saber por la tele que se había casado con quien lo había hecho y por eso me molesté tanto al saber que su matrimonio había sido una farsa.

Pregunté por su otra hija, porque vi una foto donde la vi tan hermosa como siempre pero muy delgada, estaba junto a otras fotos de ella en el centro de la mesa de la sala, "ella murió" me dijo su padre con una voz seca que aguantaba un llanto, " murió??? pero cómo?" e inevitablemente me puse a llorar como si todo el llanto de mi vida se fuera a acabar en ese momento, no pude evitarlo, me dio un poco de verguenza causarles más dolor con mi llanto, su madre me abrazó y me dio los tres besos en la mejilla seguidos de lágrimas "nos la mataron" me susurró al oído. Sentí morir, creo que ese momento nunca lo olvidaré. Su padre me contó toda la historia y debo reconocer que lloramos todos, por mucho rato, mientras nos agarrábamos de las manos sin soltarlas.

Ella, había conocido a un hombre que era inteligente, simpático y que físicamente no estaba nada mal, él la enamoró en poco tiempo y la embarazó, ella estaba loca por él y no le importaba nisiquiera que él no quisiera trabajar y decidió pagarle todos sus caprichos, ella era feliz así y aunque sus padres veían cosas que no le gustaban como él no le hacía daño físico sino que ella parecía feliz así, pues se hicieron la vista gorda, tuvieron dos hijos y un día ella volvió a casa, se divorciaba, ellos no hicieron preguntas porque estaban felices con ese milagro y se dedicaron a cuidarla y quererla como siempre, aunque ella con los días empezó a enfermarse, se sentía débil. Empezó a perder peso, y convenció a sus padres que todo era debido a una dieta que estaba haciendo, le creyeron. Los padres habían comprado una casa en la playa y pasaban largas temporadas allí, volvían a Caracas y se veían muy seguido, en la playa y en Caracas. Un día ella fue de visita a la playa, y el padre mientras me relataba ese encuentro me ubicaba en el sitio, en el momento, de una manera indescriptible, era como si yo hubiera estado allí, con ellos (intentaré escribir tal cual como me lo relató):

" Hija, estás muy delgada, ya creo que te has pasado con la dieta" "Papá no exageres, cuando me pasaba de kilos todos me decían algo y ahora que estoy delgada también, nunca están contentos", "nosotros no, nunca te dijimos nada para nosotros siempre estás bella con kilos de más o de menos, pero pienso que ya está bien de perder peso" "papá, nunca supe lo que era estar delgada y te puedo decir que nunca me sentí tan contenta con mi cuerpo estoy contenta de saber lo que se siente que toda la ropa te quede bien" "pero hija a ti siempre la ropa te quedó bien, eres hermosa, no lo entiendes?" "bueno, ahora me siento hermosa, que es distinto, papá quería decirte que ustedes han sido unos buenos padres y pase lo que pase quiero que cuiden siempre de mis hijos" "pero bueno mujer, eso ni hablar, tú eres quién cuidará de nosotros que ya nos hacemos viejos, y esas manchas en tu cuerpo qué son?" " unos mosquitos que me picaron en esta playa papá, que es muy bonita pero no veas que de bichos!" se rieron, y yo siento que al escribirlo les escucho reír en aquel momento, e intento quedarme con esa risa en el alma.

Una semana después ellos, los padres, volvieron a Caracas, recibieron una llamada de emergencia, llegaron directo a la Clínica. Ella, moría, su ex-marido tenía una afición que ella descubrió muy tarde, le encantaba ir a bares de mala muerte donde muchas mujeres hacían lo que fuera por algo de dinero, y fue allí donde él se contagió, al descubrir que él estaba enfermo se hizo las pruebas ella y al saber que también tenía esa enfermedad decidió separarse y volver a casa, "papá en mi mesa de noche hay unas pruebas de laboratorio que nos hicieron a él y a mí, por las fechas te das cuenta que su enfermedad se la descubrieron antes, él no morirá tan pronto como yo, él será portador pero no va a morir tan rápidamente, pero me ha dicho que cuando yo muera intentará alegar que él no está enfermo y que la que se contagió fui solo yo, porque era una cualquiera, es su manera de quedarse con los niños y con el dinero que yo les dejo, pero esas pruebas harán que mis hijos permanezcan con vosotros".

Al poco tiempo Ella murió.

Salí de aquella casa muy triste, lo que tenía en mente que sería el futuro de aquella familia que siempre me pareció muy perfecta y lo que vi en mi última visita era tan distinto, que no pude evitar sentir rabia por la vida y de cómo a veces el destino juega pasadas horrendas en los lugares más inesperados.

Hoy en día los niños viven con sus abuelos, ganaron el juicio con aquella prueba. Ellos lloran al recordarla, y yo, hoy también.

25.3.09

Cosas del idioma y de no tener ni idea de nada

Cuando llegué a Holanda a vivir, decidí además de aprender holandés e inglés (porque el segundo no lo hablaba muy bien, la verdad sea dicha), inscribirme en cursos de todo tipo para así conocer gente, y así lo hice, pero al principio con mi falta de idiomas y mi poco conocimiento de la ciudad se me hizo muy cuesta arriba conseguir cosas que hacer además de aprender los idiomas.

Esta mañana recordé una anécdota que me hizo reír mucho, tanto o más de lo que me hizo reír cuando me pasó.

Una tarde de aquellas cuando estaba recién llegada me puse a revisar las páginas amarillas para encontrar teléfonos o direcciones de cursos o cosas que pudiera realizar. En una de sus páginas leí algo que creí haber entendido muy bien, ponía algo así como :

Escort, chicas de todo el mundo que quieren reunirse contigo para hablar y compartir sus experiencias.

Y pensé EUREKA, esto es lo mío, llamo y hago una cita porque yo me quiero reunir con chicas de todos lados del mundo para compartir experiencias, experiencias en Holanda claro!

Lo que sucedió a continuación es más o menos así (o como yo lo recuerdo):

Ring ring (yo llamando al teléfono que aparecía en el anuncio)

Señora: Buenas tardes
Yo: (cuando lean esto pongan acento de una persona que habla muy mal inglés) buenas tardes yo mirar anuncio en páginas amarillas y querer reunir con ustedes.
Señora: Disculpe, no le entiendo, quiere usted un servicio?
Yo: No, yo no necesitar servicio, solo querer reunir con chicas de todo el mundo para hablar y compartir experiencias en Holanda.
Señora: Señorita, usted quiere un servicio de Escort?
Yo: No señora yo no querer ningún servicio yo querer reunir con las chicas de todo el mundo para hablar y compartir experiencias.
Señora: (con voz desespereda) Señorita, usted se ha equivocado esto es un servicio de Escort, Escort!, me entiende?
Yo: Sí sí, Escort, eso es que decir en el anuncio que yo leer, puedo ir y reunir con chicas?
Señora: Esto es ESCORT, ESCORT, ESCORTTTTTTTTTTTTTTTTTT!!!!

Yo, asustada por la forma en que gritaba esa palabra al teléfono, colgué, porque supe que algo andaba mal.

Decidí buscar en internet más acerca de esa palabra y allí supe de una y para siempre lo que la palabra Escort seguida por chicas de todo el mundo,quería decir. Y no paré de reírme por unos buenos minutos imaginándome la cara de aquella mujer al otro lado del teléfono escuchando a una chica que no sabía explicar muy bien lo que quería y que sonaba TAN interesada en conocer a todas y cada una de esas chicas de todo el mundo (lo que aquello no me habría costado!!!)

Ya no busqué más grupos a los que pertenecer y me limité a los puros cursos.

Y esta mañana cuando escuché la palabra Escort en la radio, me reí demasiado recordando aquella situación que por falta del idioma y de no tener ni idea de nada de este mundo terrenal, me pasó.

De estos cuentos del idioma y de no saber donde se está parado, tengo varios. Supongo que la gente que vive o ha vivido en otro país que no es el de orígen, tendrá algún que otro cuento de estos, sería divertido recopilar estas historias para reirnos un buen rato, o no?

De Peligro a Pele el Ojo (o de como el venezolano usa refranes para explicar lo inexplicable) : “er lomo de atún”

19.3.09

El cartero siempre llama dos veces

Y por mí que llame tres, cuatro o hasta 75 (al mes).

Una de las cosas que más me hace ilusión es recibir una carta o un paquete en el buzón de mi correo, pero no hablo del correo electrónico que es donde la gente normalmente se acuerda de los demás, yo hablo del buzón real, el de la vida misma.

Ya he hablado en otro post (aquí) el porque de mi fascinación por recibir cartas y paquetes cuantas veces sea posible.

Una de las personas que he tenido la suerte de conocer en este mundo bloggero, me ha dado en los pocos meses que vivo fuera de Holanda, muchas alegrías a través de este medio. En diciembre me hizo sentir muy feliz al incluirme en sus tarjetas de navidad que fue muy original porque sus lectores habituales decidimos entre varias de sus fotos cual de todas debería ser la que llevara la portada de la tarjeta, así que fue una tarjeta hecha desde los dos lados, de quien la envió y de quien la recibió. En el mes de febrero me llegó una tarjeta realmente hermosa, también era una de sus fotos (porque eso de las fotos se le da muy bien). La semana pasada fui seleccionada por él para hacerme llegar un regalo sorpresa y para ser sincera he tenido que ser muy fuerte para resistir a la tentación de saber qué era, hoy ya lo sé, y debo confesarles que imaginando las mil y una cosas que me podía regalar, nunca pero nunca habría acertado con algo tan fantástico, tan maravilloso, tan genial, tan NO SE como explicarlo, y sinceramente me asusté, porque me di cuenta que Sulaco y yo en los meses que hemos compartido juntos (cuando vivía en Holanda y ahora en la distancia) me ha aprendido a conocer tan bien, pero tan bien que es capaz de sorprenderme siempre eligiendo incluso regalos que yo misma pienso que me encantaría que me regalaran pero que sé que muy pocas personas lograrían acertar.

Este post va dedicado a la gente que se emociona como yo al recibir algo en el correo, en ese correo de verdad, los que todavían son suficientemente cursis para sentirse feliz al abrir una carta o algún paquete que ha enviado alguien que desde algún otro lado, lejano o cercano, piensa en uno. Se me han saltado aún más las lágrimas después de haber visto ayer la película Camino, para quienes la han visto entenderán la importancia de lo que digo, de que alguien que te aprecia te lo haga saber usando el correo como medio. Todo ha sido tan casual que no he podido evitar emocionarme un montón. Y lloré porque como bien saben mis amigos y la gente que me aprecia, soy cursi y full sentimental.

Sulaco escribe un blog que se llama Distorsiones y en él aclara muy bien que Nada es lo que parece y al conocerle esa frase cobra aún más fuerza porque es tal cual, detrás de ese hombre que parece a veces tan duro y poco sentimental en sus escritos , se esconde alguien que es capaz de llegar de una vez y para siempre a cualquier corazón que sea capaz de abrirse sinceramente a su vida. Conmigo lo ha logrado.

Aquí les dejo las fotos de lo que el cartero me ha traído no solo dos sino ya tres veces de su parte, sus dos tarjetas y un DVD del musical que vimos juntos un par de veces en Amsterdam en el cine donde solíamos ir semanalmente cuando yo vivía allí, Hairspray, a los dos nos encantó y Sulaco es tan malo conmigo que sabía que al abrirlo me partiría en dos el corazoncito, y así fue.






Las otras dos cosas son una bicicleta que es uno de los símbolos de Holanda y una Postal del Alcalde de Amsterdam Job Cohen que a todos mis invitados no solo les da la bienvenida a mi casa sino que además les recuerda que todos somos Amsterdam.

Hoy es un día bonito.