26.5.09

La confianza

Yo creo en la gente que quiero. Pienso que son honestas y nunca pensaría que quisieran hacerme nada malo ni a mi, ni al resto.

Siempre he creído en la buena voluntad de los que quiero,sino fuera así no los consideraría parte del grupo de los que quiero.

Yo creo en la gente. Por lo general nunca pienso que alguien me hará algo malo sin motivos porque yo simplemente no lo haría.

Esa forma de pensar ha hecho que nunca tenga miedo a la gente ni a hacer amigos nuevos.

No creo en los amigos que se tiren dardos envenenados en su trato, ni en broma, porque considero que tus verdaderos panas nunca te harían daño, por eso si consigo a alguien que quiera hacerme daño sin motivos, no lo considero del grupo de los que quiero, simplemente intento mantenerle a raya. Porque no creo que alguien que se considere amigo ni en broma busque hacerme sentir mal.

Tampoco creo en la envidia. Y menos viniendo de la gente a la que quiero, si alguien que quiero tiene buenas nuevas, yo me alegro y me gusta que me lo cuenten porque la felicidad de ellos me contenta y mucho. Por eso cuento sin límites todas las cosas buenas que me suceden a los que considero que quiero y me quieren. Nunca pensaría que algo bueno mío les haga sentir eso que la gente llama envidia, nunca lo pensaría y por eso lo cuento todo.

Por eso mismo que creo en la gente es que esta idea que vi en Amsterdam me pareció genial y muy posible:

La foto fue tomada con mi teléfono por eso no tiene buena calidad.

Se trata de un sitio que han puesto donde puedes poner todas las cosas que encuentres en la calle para que el dueño pueda venir a recogerlas, los objetos van desde llaves hasta mochilas. En la mochila de la foto había incluso algo de dinero y cuando lo vi me quedé alucinada porque me pareció una idea excelente. Hablé con la mujer que tuvo esta idea tan buena y me dijo que la base de su invento era LA CONFIANZA, confiar en que la gente era honesta y siempre devolvería lo que se encontraba, que la gente por honesta no se llevaría nada que no fuera suyo (porque resulta que de este sitio te puedes llevarte lo que sea que encuentres porque sí, no tienes que probar si es tuyo o no) ella al preguntarle si creía que la idea iba a funcionar respondió algo con mucha lógica: "yo no me llevaría nada que no fuera mío, así que creo que mucha gente haría lo mismo que yo"

Hablando con un amigo español de la idea me comentó que el pensaba que eso en España no funcionaría, yo le dije que pensaba que la gente es gente en todos lados y que igual que creía en la honestidad de los holandeses, pues también creía en la de los españoles. No le convencí con la teoría que la holandesa que inventó esto me explicó, y en la que yo también creo, partir del principio de la honestidad propia que se multiplica en la de los demás.

Hace poco compré en una tienda aquí en Cádiz, me faltaban diez euros para completar el total de lo que me quería llevar, era tarde y no me daba tiempo de ir y volver a casa para buscar los diez euros que me faltaban, la señora me dijo que no importaba, que me lo llevara todo y otro día le pagaba, le dije que en verdad necesitaba lo que estaba comprando porque al día siguiente salía de viaje y lo necesitaba para el viaje, me dijo que me fuera tranquila y cuando volviera pues le pagara. Y así, me llevé todos los productos sin haberlos pagado todos. No pagué cuando volví, me acordé muchos días más tarde y cuando fui a pagarle la señora sólo me preguntó que tal me había ido en mi viaje. Confirmado. En todos lados hay gente que confía en el otro. Eso es bueno. Concluí que la idea de la holandesa definitivamente sí funcionaría en España, porque la señora que me ayudó es española y si hay una como ella entonces habrán muchos así multiplicados por allí.

Y para los venezolanos que piensen que estas cosas no pasarían en Venezuela, les cuento una anécdota, una vez el pisha de cai y yo nos fuimos a un pueblo en venezuela que tiene muchas islas cercanas, la gente que contratamos para el viaje por las islas nos llevó a una que no era la mejor de todas y además resultó ser la más turística, ese día conocimos a un viejito que tenía un peñero y era pescador, nos hicimos panas rápidamente y el señor nos dijo que él nos podía llevar a una isla mejor, le dijimos que no teníamos dinero con nosotros para pagarle ese viaje pero él nos dijo que no importaba, que él nos llevaba nos daba el paseo nos devolvía al puerto y que le pagaramos al día siguiente, el señor hizo su trabajo y nos llevó sin saber si nosotros, los que parecíamos amables con él, finalmente le pagaríamos o no. Al día siguiente al mediodía fuimos a buscarle a su peñero, como acordamos, al llegar nos abrazó con mucha alegría diciéndonos: "así mi mujer va a dejar de ser tan mal pensada con la gente, porque toda la noche me estuvo diciendo que ustedes no vendrían a pagarme y miren aquí están". Al salir de aquel pueblo me llevé una alegría enorme conmigo porque ese viejito confió en nosotros y pudimos demostrarle que, en esta vida, vale la pena confiar.

Un beso para todos.

35 comments:

Capochoblog said...

Pues a mi me gusta la idea muchisimo, porque si. Por como tu dices, debe de haber, debe de sobrar material humano en buen estado. En cualquier parte, en cualquier momento.

No soy la mejor persona, no soy la persona más tratable, ni la más abierta para decirlo... pero la buena voluntad si no es un don, debería ser una meta.

Yo no llamo amigo a todo el mundo, sabes que esa palabra me cuesta, pero cuando soy amiga, lo soy a costa de lo que sea. Cuando le digo a alguien que lo quiero, es porque le quiero. Sin preguntas y sin esperar respuestas, y creo, que al menos la gente que me rodea, la gente que quiero; lo sabe y lo mejor de todo; están seguros de eso. Y sobretodo, se sienten seguros de que no hare nada que les lastime porque no está en mi.

(eso si, a las comiquitas ambulantes, ni agua.. ni modo :S)

Como anécdota... En Venezuela siempre que trate de ir a Mérida, pasaba alguna cosa. Desde que me enfermaba o se me interponía algo en medio que me arruinaba los planes. Un día que T llego de viaje (ya el vivía acá) sin ponerle muchos peros nos fuímos con mochilas y sin conocer.

Eran las 6am cuando quedamos varados en la mitad de aquel pueblo (espectacularrrrr!) lleno de neblina y amenazando con lluvía y sin puñetera idea de donde quedaba la posada que habíamos rentado. De la nada apareció una chica y nos pregunto si estamos desorientados... pues para hacer el cuento corto: Esa niña hizo que el viaje que era de cinco días se convirtiera en 9 días de idas y venidas, de la mejor comida, los lugares más espectaculares, fincas, gente, atracciones, etc y nos cobraba cada 3 días y con pena, porque decía que si las cosas no eran tan divertidas con ella, pues que no le pagaramos. Te podrás imaginar lo que pensabamos nosotros que creemos que el tiempo de la gente tiene un valor preciado.

La gente, siempre será gente sin importar el lugar que habite. Eso es lo que todos deberían entender.

Besos y que sepas, que a ti te adoro un montón porque eres una persona buena e inteligente y sentirte cercana es una cosa muy bonita :)

Más besos.

Capochoblog said...

Que largo, sorry :P

Acacia said...

Diste en el clavo.
Justamente desde mi regreso que estoy por redactar algo sobre mi pérdida de confianza. Y siempre algo, por suerte, positivo, me frena y hace reflexionar.
Tu post de hoy también me ayudó a tener una esperanza: más allá de la miseria humana existe la buena gente.
Tratemos de generar confianza y que ese sentimiento se contagie...

Pablo J said...

Bueno, a mí la idea no me parece mala, a veces uno se consigue cosas en la calle y aunque uno no quiera quedarse con eso, es casi imposible saber a quien pertenece.

Ahora, con respecto a su aplicación aquí en Venezuela... tengo mis dudas, y bastantes. Una cosa es tu anécdota con el señor, y otra muy distinta es dejar las cosas en un sitio donde cualquiera puede tomar lo que sea. No sé...

Me gusta pensar que se puede confiar en los demás, pero no le doy mi confianza a todo el mundo. Soy bastante desconfiado, hasta paranoico muchas veces.

En fin, me gustaría pensar que algún día podemos llegar a ser un mundo, donde inventos como ese sean lo común, y donde si extravié mi billetera con mi quincena completita, la encuentre allí tal cual. Me gustaría... pero no soy capaz de verlo como algo probable, al menos en el corto plazo. No aquí donde vivo al menos.

Que tengas un buen día ;)
Saludos...

Jackie said...

En Montreal funcionaria perfectamente. En invierno es muy comun encontrar en la calle gorros, guantes y bufandas. Como vamos extremadamente abrigados esas cosas se nos can sin que lo notemos.
La gente aqui tiene la tradicion de recoger esos objetos del suelo y ponerlos en un sitio mas alto para que los veas si los buscas: postes, verjas de casas, buzones de correo. A mi me parece tierno y solidario.

Johana said...

Muy oportuno el post, para la gente que como yo hoy se desperto con la cofianza por el suelo.
Gracias!!!!

NORKA said...

...sabes yo pienso que en Venezuele contra todo pronostico si existe gente en la que se puede confiar de alguna manera, no es fàcil porque siempre siempre està presente el famoso "musica paga no suena" por nombrarte alguno pero uno se va dejando llevar y resulta a veces.
Mientras te leìa parecìa verme en un espejo en serio pienso que no solo por llevar ahora a Baby dentro pero me gusta eso de idearme un mundo de algodòn como digo yo, siendo la base de ese mundo la confianza sino ya no viviera acà ...
Ah !! dice Ayrton que prepares tus brazos porque de acà no te vas sin amapucharlo :))) mosca !!

Besos de SAVOY

Zepequeña said...

Hola nena, yo tambien he sido de las que era fiel a la honestidad y buen corazon de la gente. A la verdad y muy del dicho hasta el fin del mundo, pero cuando te falla la persona que mas importante es para ti en tu vida, en tu futuro y en tus sueños... todo desaparece. Las palabtras se las lleva el viento, la honestidad se vuelve polvo y el buen corazon se convierte en un pozo. A pesar de todo esto y de haber intentado creer en la mentira, haber hecho buenas migas con la oscuridad... ahi estoy sujetando una vela que de algo de esperanza a esa palabra.

Abrazos,

Zepequeña.

TORO SALVAJE said...

Creo que funcionaría en todo el mundo, quizás en unos sitios antes que en otros, pero a la larga funcionaría en todos los lados.

Besos.

El Frances said...

LA civilizacion avanza, y retrocede los buenos sentimientos...

Rosa said...

Estoy muy de acuerdo contigo, en todas partes hay gente honesta y que es buena con sus semejantes, a mi me ha pasado eso de "no importa traigame el resto del dinero despues" y jamas pensaria en no hacerlo. Ultimamente me da tristeza cuando veo que es noticia en periodicos y television que un taxista entrega en comisaria un maletin o una cartera con dinero ¿Como puede ser noticia algo que deberia ser lo normal, el deber ser?.
La envidia es el peor sentimiento del ser humano porque lleva a cometer actos irracionales.
Un abrazo
PD ¿no te acercaras por Coruña en verano?

Masmi said...

Es verdad que los españoles tenemos fama de picaros, pero luego oyes siempre noticias de gente que entrega carteras con dinero que se ha encontrado por la calle, y si pides cualquier cosa al primero que te encuentras, todo el mundo intentan ayudarte.
Yo también pienso que la mayoría de la gente es buena, y que tu idea funcionaria ;-)
Besitos

marichuy said...

Mi querida Waiting

Siempre he admirado que seas tan positiva y que en todo momento sepas ver la mejor cara de la vida.

La confianza y la honradez, me parecen fundamentales para el buen convivir; es una pena que cada día sean más escasas... ambas

Un besote

Janecita. said...

Presunción de buena fe, así lo llaman las leyes.

Genín said...

Yo creo que es una idea genial y que funcionaria en todas partes, por una sencilla razón, porque aún en el caso de que alguien se llevara algo que no es suyo, es porque le hace falta, y la otra persona ya no cuenta con ello porque está perdido, ¿Quien se va a llevar unas chanclas usadas si no son las suyas o le hacen mucha falta?
Y suscribo todo lo que dices sobre la amistad, siento como tu.
Besos y salud

Rossy said...

Me pareció una idea genial, y si creo que funcionaría en todos sitios. Por mi parte aún sigo confiando en la bondad de la gente, a pesar de que muchos piensen que por acá escasea.

Tu reflexión de hoy es definitivamente para hacernos mejores personas, asi al menos lo senti yo! :)

Besitos, Waiting!

Antonieta H. said...

Mientras leía pensaba "eso no funcionaria en Venezuela" pero con la anécdota del final me sacaste una sonrisa, es muy cierto eso el que es gente es gente en cualquier parte del mundo.

Mi mamá una vez dejo la cartera en una tienda olvidada y la muchacha paso tres días para abrirla y buscar un teléfono para localizarla, mi mamá de despistada ni se había dado cuenta jajaja y al recuperarla tenia todo en su lugar.

Saluditos :)

Gabiprog said...

La idea esta genial y sí que creo que habría personas que lo respetarían. Aunque soy algo pesimista en cuanto a la conciencia colectiva, en España se alaba en exceso al listíllo más que al que se comporta con educación y sociabilidad...

Waiting for Godot said...

Muchas gracias a todos por los mensajes. Un saludo y besotes para todos.

sulaco said...

A mí no me vas a arruinar mi reputación de malaje y mala persona. Si paso por el sitio ese con la mochila, yo arramblo con todo y así ya tengo regalos para la próxima vez que vaya a España.

Yashvé ♥ said...

En Barcelona he visto mucho de buena fe, claro que también he perdido cosas que nunca he vuelto a ver.
Acá el departamento de objetos perdidos envía un email, confirmándote que han encontrado el objeto denunciado como perdido

En Caracas fui testigo de una señora que se bajo en plena autopista a recoger la cartera del motorizado de mi oficina que se le había caído, lo llamó y le entrego su cartera sin faltarle un solo bolívar (y había una cantidad considerable de dinero en la cartera)

La buena gente está en todos lados ; )

Aunque a veces peco de creer que todos son como yo, y terminan aprovechándose

Caty said...

:)

yo creo que a la gente que YA uno quiere uno les perdona miles de cosas -si llegan a hacerlas- que no a otros... a mi me cuesta un poco dejar de querer a alguien porque me hizo dagno..depende digamos. La envidia es intolerable, nunca viene de la gente que nos ama.

En Venezuela un segnor me dio 500 bolivares cuando no habia cambio para pagar el certificado médico para la licencia de manejar...

la primera vez que perdi algo en la calle en Canada...un sombrerito de lana tejido por mi mama jajajajaja!... me asombré muchisimo de devolverme y encontrarlo! pero también conozco gente que olvido cosas un segundo alli también y desaparecieron...supongo que cuando la gente necesita cosas o no tiene nada es mas facil dejarse tentar...

La confianza es algo especial, confiar en la gente es bueno, creo que la gente es basicamente la misma en cualquier parte, solo que las condiciones son diferentes y que lo que hemos vivido nos influencia, al menos un poco...

Lo que si es cierto es que el amor y la confianza lo curan todo! Besos linda waiting!

Champy said...

Ay mamacita, contigo y a tu lado, tengo la certeza de que la bondad y los principios existen, tu eres prueba fehaciente de ello.

tan es así que etsoy segurisimo que el Pisha es un gran hombre, que tu vecino al darte los buenos dias ha hizo su día, la cajera al darte el vuelto te devuelve motivos, tus padres por haberte engendrado están bendecidos, y hasta a mi me toca una colita fijate, nomás por haberte conocido.

Claro que la bondad existe, y claro que los principios funcionan.

Luchemos por que no se extingan.

2046 Besos.

LA CAÑA DE ESPAÑA said...

Pues lo siento, pero: no, esa idea no funcionaría en España. Yo soy honesto porque me educaron así, pero hoy en día la educación la aprende la gente de la video-consola, de google o de lo que ven en los programas del "corazón", y, claro, allí no hay educación. Yo he devuelto todo lo que me he encontrado en la calle, pero al mismo tiempo he visto como se me "perdían" entre la gente unos guantes de sky o un reloj precioso.
Yo confio en la gente que quiero y creo en la gente en general... pero desconfio de la sociedad.

coro said...

La confianza, uf, yo encontré un sobre de una entidad bancaria en la calle con mil cien euros. Como era de un banco y estaba cerca su oficina, fui allí a preguntar porque tenía pinta de ser una nómina. El de la caja me dijo que lo dejara allí porque por la hora que era efectivamente podría ser de alguien que había venido a cobrarla, dejé mi teléfono y mi nombre y me fui. Cuando llegué al trabajo, me decían que había cometido un error, que jamás me llamarían, que me lo debía haber traído conmigo y dejar mi teléfono en el banco por si alguien iba a preguntar... y yo decía, pero si no es mío, cómo me iba a quedar con algo que no me pertenece...Jamás supe más, ni del banco, ni del propietario, ni de nada, y tuve que ver esa cara de ves? la gente no es tan honesta como crees... Lo seguiría haciendo igual, aunque dejándolo en la policía, porque lo que no es mío es de otro, aunque parezca una perogrullada, parece que no todo el mundo lo tiene claro. Un abrazo, pelín largo me ha quedado ya lo siento.

Waiting for Godot said...

Coro: Lo que cuentas es triste, tu honesta y los demas no! :S Pero que tristeza que eso te pase, la proxima vez bien dicho, a la policia directamente. Y si tu comentario es largo o no, pues que mas da! A mi me entretuvo mientras lo leia. Un beso.

Caña: Que mal que te hayan robado asi, lo siento mucho, porque como consecuencia uno pierde la fe, pero yo sigo confiando porque no puede ser que todo el mundo sea asi, tiendo a pensar que la mayoria no es asi, pero soy yo que creo y quiero seguir creyendo, si me llevo un palazo grande espero que no me quite esa fe. Un besito pa ti.

UN BESO ENORME PARA TODOS!

Sylvie said...

La confianza es la base para querer a los demás...
Yo también soy como tu en eso y mientras no me demuestren lo contrario, para mi todo el mundo es bueno.

Besitos.

Ps: por cierto, lo de los objetos perdidos me parece genial. Tal como dices depende de las personas. Tengo claro que con gente como tú, funcionaría.

Simplemente Michelle... said...

Hola mi Waiting, tuviste suerte y porque era un viejito, porque eso no existe en Venezuela, yo tengo tres cuentos de tres "amigos" en Venezuela que me deben dinero y ya me resigné y sólo deseé que se lo gasten en medicinas... yo no creo en nadie allá, aqui no me ha pasado, pero allá no creo en nadie... lamentablemente, el viejo era honesto y tu más.

Visitame y ayudame jajajajaja metí la pata con el chico que me tiene revuelta desde hace 4 meses ya !

Besitos ♥

Guerrero said...

No puedes comparar los valores de un lugar como Holanda como el de México (muy corrupto, por ejemplo), conozco un par de personas que eran muy amigas y que cada vez que una de ellas sobresalía la otra se enojaba por su éxito, también cuando recibía más apoyo... la verdad aquí parecen cangrejos avanzando hacia atrás, pero creo que en el mundo hay gente como la que cuentas y es la que hace que los humanos todavía tengamos un poco de... humanidad.

Mariale divagando said...

Cuando empecé a leer estaba pensando en lo que dices de que nunca esperas algo malo de la gente que quieres, y es mi caso: nunca espero algo malo de la gente que quiero, de mis amigos, de las personas en las que confío, sencillamente porque yo no confío en todo el mundo; quien tiene mi confianza, la tiene porque ha demostrado merecerla. No espero que me hagan daño porque yo nunca les haría daño.

Pero yendo a lo otro, la verdad es que yo soy bastante desconfiada! QUIERO y trato de creer en la buena fe de la gente, pero no siempre creo. Trato de seguir creyendo porque me consta que mucha gente tiene buena fe, así como yo la tengo; pero también me consta que en todo el mundo existe gente con malas intenciones.

Respecto a lo que inventaron en Holanda, me parece buena idea, me parece que sería útil en España, en Venzuela, en Sudán... en cualquier país! Porque en todas partes hay gente buena. Y tal vez habrá algún pillo que se lleve algo que no le pertenece, pero también habrá quienes respeten y así alguna persona encuentre allí lo que se le había perdido.

Martica said...

Lo importante es no perder la esperanza de la buena voluntad de la gente, el de creer en la humanidad, que mucha falta nos hace.

Besos amiga mía.

Diego MG said...

Hola!
Pues aqui paso para mandar un saludo y pues para felicitarte por tener un excelente Blog (= Por ahi mi Amigo guerro me paso este Blog y se ve de 10!

Bueno aqui andamos Sobreviviendo!

Latamoderna said...

wooow... puaf, qué maravilla mi waiting!!!

Qué te digo... por acá sería difícil. Auch.

¿Viste el nuevo blog que abrí?

adelita said...

Yo tengo muchas experiencias de ese tipo, tambien creo en la gente y aunque me he llevado mis embarques no he cambiado de opinion de que hay muchas personas honestas en este mundo.

NuNú said...

Creo que en España depende mucho de la gente con la que te encuentres.

Yo soy super confiada, tanto que al final me paso y tengo que decir en favor de los españoles que cuando he perdido el abono transporte por ejemplo, siempre me lo han devuelto y me suelen fiar en todos los sitios.

Besitos y gracias por estender nuevos inventos