16.6.08

Defender lo indefendible

Cristina era muy buena amiga de Juan, le había conocido por casi dos años y a ella Juan siempre le alegraba la vida, la verdad sea dicha que Cristina era una persona de esas que todo el mundo cataloga como "Buena".


Ella veía a Juan siempre como alguien puro, imposible de hacer daño a nadie, una persona que alegraba su vida, esa vida que a veces era gris, pero que él venía a iluminar casi todos los días.

Un buen día Cristina recibió una llamada. Era la policía. Juan estaba preso, necesitaba ayuda.

Ese día Cristina dejó todo lo que estaba haciendo y salió corriendo, Juan era primero, como siempre, los amigos, los buenos amigos en apuros siempre son primero y en el caso de Juan aún más.

Al llegar a la comisaría Cristina se encontró con un Juan que no conocía, uno lleno de lágrimas que al verla se declaraba inocente "soy inocente amiga, todo esto es una trampa" Cristina no pidió muchas explicaciones antes de emitir su juicio, "claro que eres inocente, eres incapaz de hacerle daño a nadie". Esa tarde Cristina escuchó la versión de Juan, "ellos me dijeron que llevara esa maleta a Grecia, me la trajeron justo antes de salir al aeropuerto y me dijeron que era para una amiga que vivía allá, ya sabes Cristina que yo no pregunto nunca nada a los amigos y siempre intento ayudarles en lo que pueda porque soy una persona buena que no le desea mal a nadie, pero al llegar al aeropuerto supe que algo malo pasaba,lo presentí, pero tonto de mí, confié ciegamente en ellos y no me dejé llevar por ese sexto sentido que heredé de mi abuela, ya tu sabes" lloraba y proseguía "en cuestión de segundos luego de haber embarcado tenía a la policía poniéndome las esposas y sólo al llegar aquí supe de que me acusaban, me habían sembrado la maleta entera con pastillas, fue horrible, juré y requetejuré que no lo había hecho amiga, pero no me creyeron, no creyeron que me habían engañado", el llanto casi no le dejaba hablar "tu si me crees no Cristina?, tú me conoces sabes que soy incapaz..." Juan no pudo seguir hablando, se llenó tanto de lágrimas que hasta moqueó y todo, Cristina sujetó su mano y le dijo con todo el amor que le tenía "claro que te creo Juan, te ayudaré en todo lo que pueda, siempre, proque sé que eres una persona buena"

Cristina salió de la comisaría indignada por ese terrible error, llegó a su casa llamó a su abogado y le pidió toda la ayuda posible para Juan. Fue a través de Marcos, su abogado, que Cristina conoció más detalles: Lola y Pepe fueron, según Juan, quienes le pidieron llevar la maleta " nunca me cayeron bien esos dos" pensaba Cristina, "mira que ya se lo había advertido mil veces al Juan, pero él, siempre tan bueno, no ve maldad en nadie" no se cansaba de repetirle Cristina a Marcos.

Llegó el juicio, Cristina se gastó hasta lo que no tenía en su defensa, finalmente y a pesar de todos los esfuerzos, la justicia que no es tan ciega, sentenció a Juan por dos años y medio.

Dos años y medio en los que Juan contó siempre con Cristina, ella iba a visitarle regularmente y juntos contaban los días, los días que a pesar de todo pasaban rápido,"aprendí la lección Cristina" repetía Juan hasta el cansancio,"nunca más confiaré en nadie tan ciegamente ni seré tan bueno, al final me da rabia saber que no todo el mundo tiene un corazón tan puro y honesto como yo". "Tranquilo Juan, ya verás como todo pasará, tiempo al tiempo, el tiempo lo pone todo en su lugar, ya verás".

Y así fue.

Juan salió de la cárcel y los primeros meses se fue a vivir con Cristina, la misma que le buscó un trabajo de medio tiempo e hizo hasta lo imposible por reinsertarle en todo lo que la vida por una injusticia le había robado, muchos vinos compartieron durante esa nueva vida de Juan "todo irá mejor amiga, brindemos por eso" "sí, Juan, brindemos!"

Un día, Cristina regresó del trabajo mucho más temprano de lo que acostumbraba, al abrir la puerta se encontró sentada en su sofá a Lola, la misma mujer que pocos años antes le había dado a Juan aquella maleta que le cambió la vida, Cristina pensó por un segundo que la mujer se había colado en su casa a la fuerza y antes de que pudiera emitir cualquier reproche se apareció por el corredor, Juan.


"Cristina!" exclamó Juan con voz asustada , "Juan qué hace esta mujer aquí?", con la voz nerviosa pero con el descaro grande de aquellos que siempre agarran con las manos en la masa (y aún así intentan defenderse) Juan le respondió "de eso quería hablarte Cristina, ella ha venido a explicarme todo, al final fue un error y ni ella ni Pepe sabían que contenía aquella maleta, a ellos también les engañaron, de eso te queríamos hablar"

Lola miraba todo desde el sofá, y Cristina le notó una sonrisa burlona.

Fue gracias a esa sonrisa burlona y el sexto sentido que las mujeres sí que heredan de sus abuelas que Cristina abrió los ojos.

"Juan, vete de mi casa" "Cristina, por favor, escucha" Lo siento Juan, no es nada personal, pero así todo irá mejor.

Esa misma tarde Juan salió de su casa y de su vida, no sin irse entre llantos y repitiendo sin parar que era inocente.

Al día siguiente Cristina empezó a averiguar todo sobre Juan, de la mano de su abogado y de una manera objetiva ( aquella misma manera que el corazón y el amor no le permitieron al principio) con pruebas en mano Cristina lo vio todo claro, "Marcos, cómo pude estar tan ciega?" preguntó Cristina, pregunta a la que Marcos respondió con la sabiduría que solo te da la vida "porque eras su amiga, y a los amigos siempre se les cree, los verdaderos amigos nunca te mienten".

Y eso hasta Juan lo sabía, por eso nunca les mentía ni a Lola ni a Pepe.

51 comments:

sulaco said...

Hay veces que conviene quitarse la venda de los ojos y no dar las cosas por sentado. La amistad y el amor comparten el mismo palo a la hora de dar. Terrible y preciosa historia.

Lena said...

JAJAJAJA!

¿no les mentía a Lola y a Pepe?

Final bordado, partner...me ha encantado...me sorprendiste, bandida!

jajajaja

Verdad solo hay una.
Y suele ser como un puño...

Este Juan, por cierto, no es mi Juan...que Juan hay muchos y mentirosos selectivos también!

Me copio el beso de la maraquera:

MUACATA!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Waiting for Godot said...

Lena: No, tu Juan no, eso nunca, Dios nos libre :) TQM

Masmi said...

A veces pasa eso, que la amistad no nos deja ver la realidad y nos hace negar lo evidente, y hay algunos que se aprovechan de eso.
Un beso

Sylvie said...

Joder...me dolió el final por la pobre Cristina...

Cuantos mentirosos hay por el mundo y como nos dejamos engañar a veces!!!

Besitos.

TOROSALVAJE said...

Pobre Cristina, aunque al menos supo imponerse al final.

Y Juan se merecía 25 años de prisión, como mínimo... por traficante y por falso.

Besos.

Capochoblog said...

Me gusto!!!

Con amigos así, quién necesita enemigos?

Besos pioja mia!

Martín Bolívar said...

Un excelente alegato a la amistad, a la ética, así lo entiendo. A veces aceptamos una amistad para evitar la soledad, hay que tener cuidado.

Waiting for Godot said...

Martín: Has dado en el clavo. Besos para ti.

Alleta said...

He visto muchos casos como este, gente que intenta abusar de otros porque simplemente son buenas personas..y por eso a veces pasan por pendejos!!! a mi misma me ha sucedido!!!

irishdecai said...

Acojonante, pero cierto hasta el final. Ya te dije que tengo un perro, es mi mejor amigo desde hace 14 años, tristmente creo que el unico.

GLORIA said...

DESGRACIADO JUAN!!!
ES TERRIBLE CUANDO EL AMOR O LA AMISTAD NOS IMPIDEN VER LA VERDAD, COMO BIEN DICES, DEFENDER LO INDEFENDIBLE.
POBRE CRISTINA!

Yeli said...

Qué fuerte!!!!! Me quedé impresionada... pierde el que traiciona la amistad. Prefiero estar del lado de Cristina porque ser amigo es una virtud muy grande.
Un abrazo
Yeli

Angela said...

Ayy dioss!!! demasiado cruel... que bolaxxxx!!! (disculpa la palabra), a veces cuesta darse cuenta de cosas que estan ahi!! pero que uno por no creer que eso sea asi, se dibuja otras cosas... que chimbo de verdad y que desilusion para la pobre Cristina, pero como todo algo bueno le dejo, a ser precavida y objetiva y darse cuenta que no todo lo que brilla es oro.

Genín said...

Menudo pedazo de cabrón el Juan ese, y pobre Cristina, aunque ella si dormirá a pata suelta. Esos Juanes son despreciables.
Besos y salud

MARICHUY said...

Waiting

Ay querida, y lo peor es que las mujeres, cuando tenemos corazón de pollo, somos tan proclives a perder la objetividad. Ojalá Cristina pueda resarcir su dolor, aunque no será sencillo, dicen poro ahí, que la traición de un amigo es más dolorosa que la de un amante.

Un beso

Gerardo y Aimee said...

Como nos traicionan a veces. Duele mas cuando uno quiere a esa persona. Como dicen las abuelas, del agua mansa libreme Dios....

Eres super buena escritora Waiting!! Un final con un muy buen "twist" :)

Caty said...

el final waiting!!!!!! jajajajajaja!

claro que no les mentia a Lola y a Pepe!

Hay gente que juega con eso, con los sentimientos. Algunos van mas alla, cosas que no podemos aceptar.

La amistad -como los amores-son del alma y desde el principio "sabemos". Escuchemos smpre el sexto sentido de nuestras abuelas!

Besitos waiting bellas! Magnifico post

El Trimardito said...

Muchos han pasado por ese trauma y realmente deja un mal sabor de boca.

Saludos!!

NuNú said...

Guauuuuuu, cómo entiendo a esta Cristina! A veces mi Juan se parece más a tu Juan y a veces se parece más al Juan de Lena. Pero entre tanto Juan mucha decepción y detalles que abren las heridas del reconocimiento de más mentiras...
¡Qué pena y cómo me ha gustado este texto!

Adriana said...

Lo UNICO que no me ha gustado es la eleccion del nombre, porque me ha hecho pensar en el gordo de Lena (al cual quiero tanto).

A este Juan, en cambio, si provoca lanzarlo frente al buggy...

Te quiero, Magdalena, y te la comiste con el final :)

PD para tu chicharrona partner: MARAQUERA?!?

Lena said...

(Super) Sábado Sensacional:

- Partner Baila
- Tú tocas las maracas
- Yo canto

Si no, te pongo un arpa...Partenr zapatea, Tú pasa de maraquera a arpista, y yo me lanzo un seis por derecho....jajajajaja

Y ahora ya...que tengo que dejar el proleariado algún día....

jajajaja

* M a r u said...

Es muy triste sentirse utilizado(a) por alguien...hay gente que es experta estafando emociones... menos mal que Cristina se dio cuenta y lo saco de su vida. Nunca es tarde para deshacerse de la basura...
Feliz dia!
ME

Waiting for Godot said...
This comment has been removed by the author.
Guillermo said...

Oye, es que como dicen por ahi, uno no conoce a la gente hasta que la conoce :-P

Un abrazo!

Waiting for Godot said...
This comment has been removed by the author.
COCONUT said...

LA AMISTAD TIENE BARRERAS


SALUDOS AMIGA GRACIAS POR LA VISITA

Nobska said...

Muy cierto! El amor nos pone ciegos y la ingenuidad que no ayuda tampoco. Que malo es tener que vivir con desconfianza, pero es que cuando le destrozan a uno de esa forma, pues no queda de otra.
Un abrazo.

Daniel Mercado said...

La confianza, palabra relacionada con fe, implica siempre una apuesta gratuita o un salto al vacío.

BETTINA PERRONI said...

Si, a veces los "pseudo" amigos nos dan golpes bajos... uno les cree, les confía pero tal como dice mi abuela... "Hija: tus peores enemigos pueden ser tus propios amigos" :S

Anonymous said...

Manita hay amigos que nunca nunca son nuestros amigos, solo son hechiceros que nos confunden, pero siempre el destino nos bendice abriendonos los ojos y sacandolos de nuestras vidas...
Y ademas no hace falta el que se va, BIEN LEJOS... hace falta los que vendran
te amo

Fanmakimaki ファンマキマキ said...

Que fuerte!!! El amor y la amistad puede cegar..lo he visto mil veces. Pero siempre queda ese sexto sentido que aparece varias veces en tu post y que deberáimso seguir maás a menudo.

Nostalgia said...

sí, a veces se quiere mucho que nos hacemos ciegos...
pero como dicen "entre cielo y tierra no hay nada oculto"...
besos ♥

Evan said...

Pobre Cristina, que te engañe un amigo duele más que un engaño amoroso...

Un besote!!

Marce said...

uyyyyyyy buenisima la historia. A veces uno considera amigos a quienes no tienen reciprocidad hacia nosotros. besos.

LA CAÑA DE ESPAÑA said...

¿Y que hacer?: Supongo que no colocar a los amigos en un pedestal, eso lo primero: porque son humanos, y como tales, pueden errar. Y lo segundo... comprarse una cajita de vendas para el corazón: porque siempre hay algún "amigo" que no lo es, y tarde o temprano te lo demostrará apuñalandote por la espalda.

Waiting for Godot said...

Caña: No se puede evitar encontrar gente así en la vida, lamentablemente, aunque yo estoy convencida que la mayoría de la gente es buena, hay uno que otro falso mentiroso por allí suelto, lo importante es que cuando les reconozcamos, les saquemos de nuestras vidas y pasemos página (esperando que la otra persona sepa pasarla también con dignidad, respeto y distancia, lo mínimo) pero NUNCA, NUNCA debemos permitir que una mala experiencia nos cierre las puertas ante gente maravillosa y en verdad de buen corazón que llena a este mundo, porque allí estaríamos cometiendo un error y nos bloquearíamos la oportunidad de conocer a alguien grandioso, aquí es mejor no aplicar nada de eso de que por uno pagan todos, es mejor que no sea así, porque al final perdemos nosotros. Besitos y que estés bien :)

Differ said...

Wait... me he quedado lela...Lela porq al final uno confia, cree en lo bueo de la gente y zas! a veces te encuentras con laguien q no anda en esa nota y te hace daño.
Lo bueno es q aunq tarde, la vida si lo pone tod en su lugar y si muestra la verdad de las cosa y de la personas. Lo importante es no perder la fe en la buena voluntad de la gente y confiar en tu sexto sentido a a veces se ve empañado cunado uno esta enamorado...menos mal q tod pasa y al final se ve la Luz.
Concuerdo con todos en q el final ha sido muy muy muy bueno ;)
Te quiero mi Wait! Feliz dia.

LaRaK said...

Como dice Calamaro "para ser honesto no es necesario decir la verdad."

Con que hubiera sido Lola, y no Cristina, la q se hubiera dedicado a hacerle las lentejas hubiera sido suficiente xD

Besazo!

Drowngirl said...

pfff tantas veces estamos ciegos..la amistad y sobre todo el amor..eso si que produce ceguera!!un beso

Gaviota said...

Dios mío, hay gente tan mala que las personas de buen corazón en ocasiones no lo notan. Hay que ir con cuidado! Un beso querida amiga.

La Gata Insomne said...

Lo supe desde que le ví la cara, ese juán no es de confiar

y la buenota de Cristina, no dejó que le funcionaran las tripas

aunque me digan lo que me digan, yo generalmente (no siempre, por ejemplo, contigo y unas/os pocos más del cyber) aplico un dicho muy resabiado de mi difunto padre: "piensa mal y acertarás"
es cierto que no funciona siempre, pero si supiese cuánto....

A cristina me la mandas al consultorio, que se le aparece el Lobo Feroz y se va con él tan contenta

besos y "mucho ojo"

Waiting for Godot said...

Gata: eres tan sabia, tan sabia, lástima que gente como Cristina tenga que experimentar cosas horribles con tipejos como Juan para darse cuenta, el problema de Cristina es que no fue capaz de pensar mal, todo lo contrario, por no ser mal intencionada es que tuvo al Juan burlándose de ella, lo peor es el Juan que se las dará de víctima siempre y quienes no conozcan la historia y le vean su cara de víctima porque sabe llorar, mentir y dar lástima muy bien, pues le creerán, Cristina pudo haberle arruinado a Juan la vida, incluso vengarse, pero ella que cree en que uno no puede ser como ese Juan, prefirió dejarlo ir y al final le da un poder para que él diga lo que quiera, porque Cristina sabe que ella no es quien debe desenmascarar al Juan (aunque podría,créeme tiene MUCHAS pruebas contundentes) pero ella el problema que tenía era Juan y ese Juan ya está fuera de su vida, si los demás le creen y caen en la trampa de las mentiras de Juan y su actitud de víctima, entonces Cristina sabe que el problema allí ya no es de ella, es de los demás que creen en absurdos que caen por su propio peso, si quisieran entender bien lo que ha pasado no juzgarían a nadie sin preguntar o investigar las dos versiones,eso es lo más triste.

Gata, la Cristina te la mando algún día al consultorio, porsi se le aparece cualquier lobo disfrazado de corderito le enseñes como espantarlos de una y sin más y no se conviertan en víctimas.

Besitos para ti, te quiero mucho, al final tu siempre tan sabia y acertada.

Waiting for Godot said...

Ah Gata y lo de mucho ojo, ni lo dudes! :)

Noray said...

A veces la desesperación por la soledad nos juega una mala pasada.

¡Excelente texto!

Un abrazo

Fernando Sarría said...

enorme!!...un beso muy grande

Guerrero said...

Qué historia. Lástima que Juan ya tenía otros amigos.
Me gustó mucho, esto demuestra que no otods son tan buenos como uno cree, después de un tiempo descubres que hasta tus amigos son sólo personas, saludos

Martiux said...

mmmmmmm Aunque esos tres no eran amigos, porque los amigos se les proteje y cuida, y si andan en malos pasos se les corrije. Tener o ser amigos como los de Juan, mejor nada.

Besos mi Waiting

Ade said...

En estos dos años como he disfrutado tus escritos, he aprendido a quererte y admirarte.
Un beso
Adela

La Gata Insomne said...

Hola mi linda niña
no soy tan sabia
soy vieja
y he vivido
y además he tenidos sentados frente a mí a DEMASIADAS Cristinas y SUFICIENTES Juánes
los psicópatas tienen como disfraz que los ayuda a ser tan perversos, el ser encantadores, víctimas

a estas alturas yo los huelo desde lejos
y para que sepas NO LOS ATIENDO porque aprendí con mucho sufrimiento que NO TIENEN CURA, y dañan todo lo que tocan

besos más y al Pisha que es un pan de leche, se lo veo en los ojitos, en los tuyos...

feli said...

Hola,

Como ten verdad estas palabras .....perdona entre si ser imitada...

que tengas un buen domigo.