13.8.15

39 meses,dos hijos, dos milagros

Cuánto ha llovido (para bien) en estos últimos años, cuántas cosas buenas me han pasado, no puedo poner en palabras lo noble que la vida ha sido conmigo en estos 39 meses en que no he escrito nada para este blog.
Pero siento que debo intentar ponerlo en palabras, al fin y al cabo es una de las pocas cosas que me salen regularmente bien.
Lo de ser madre de dos hijos maravillosos, Gabo y Vida., tampoco se me está dando nada mal (sí! Soy una Mamá, Madre, Mommy, Moeder, Mom, Mamma, Mamacita etc etc etc), estoy disfrutando como loca de cada segundo que ellos me regalan, porque al final el ser padre es uno de los mejores regalos que la vida puede darte, y sólo quien lo es lo entiende a la perfección.
Antes de ser madre me parecía un poco exagerado eso de que ser madre era una de las cosas más grandiosas del mundo, pero he de reconocer que hay mucho de razón en una frase que a veces suena tan antipática, (aún así sigo sin estar de acuerdo con aquella frase aún más antipática que reza "sólo al ser madre te realizas como mujer").
Gabo nació en Febrero, algunos días después del día de los enamorados, su abuelo paterno había muerto un año antes justo en el día de San Valentín (no podía tener un final menos poético un hombre que tanto amor supo dar) y aunque Gabo cumplía 40 semanas en mi barriga para el 14 de febrero (para los que no son expertos en embarazos 40 semanas es la fecha probable de parto), me pegué a todos los santos propios y ajenos para que naciera unos días después, o antes si tenía mucho apuro, porque no quería tener que oir toda la vida que justo ese día había muerto el abuelo y él había nacido, quería que su fecha fuera especial, y además porque yo nací el día en que nació ese abuelo y todos mis cumples mientras vivía me recordaban  con alegría esa casualidad pero después de muerto esa casualidad tiene un tinte algo trágico. Luego pensé que quizá si mi hijo hubiese nacido el día de los enamorados, habría sido un aliciente para tanto dolor, la cosa es que los santos parecen escucharme y Gabo nació finalmente el 18 de febrero del 2013. Ya casi cumple 30 meses, y aquí otra frase que siempre repiten los padres, y de la cual yo me he hecho eco: "crecen muy rápido". A mi no me ha dado tiempo de guardar en cajas la ropa que ya no le queda y Gabo ya nada como un pez, bucea y salta a la piscina solo y sin ningún miedo, ya va en bicicleta de niño grande por todas las calles a una velocidad de vértigo y sabe frenar a tiempo para no chocar con nada ni con nadie, se ríe porque es feliz mientras come tortilla y pide "frutita" como merienda porque la fruta "está rica", ha viajado a varios países porque "me encanta el avión mamá", su persona favorita en el mundo es su papá "porque Papá es una maravilla Mamá", y yo estoy de acuerdo. Muero de amor.
Vida nació en diciembre y quizás anticipándose a lo dicharachera y alegre que será decidió nacer el día de los inocentes, el 28 de diciembre, casi dos semanas antes de su fecha de parto, quizás para darle la razón a mi madre en aquello de que "las niñas se adelantan" y tuve un parto como el que todas las madres andaluzas me deseaban durante el embarazo "una hora cortita", tan corta fue que ni al ginecólogo ni al pediatra les dio tiempo de llegar, así que Vida y yo nos la tuvimos que arreglar con la matrona y el anestesiólogo para cumplir con el protocolo de postparto. Vida es como su mismo nombre, llena de todas las cosas buenas de la Vida, es un bebé de 7 meses, que ya gatea hace un par de semanas, dice Papá, sabe decir adiós con sus manitas y sonríe siempre para deleite de todos, tan chiquitita y ya sabe como meterse al mundo en un bolsillo. Muero de amor.
Mi vida ha mejorado en estos casi dos años y medio en la que tanto mi casa como mi corazón se han llenado de hijos. No hago más que hablar de hijos, lactancia, hijos, lactancia, me he convertido en una madre y veo peligros en todos lados (menos mal que el padre es un gaditano con espíritu aventurero y sin miedos que sabe que somos niños una vez, así que es esa balanza que me relaja y me hace disfrutar aún más de este tiempo que se va volando). Pero estoy reconciliada con todos y con todo. No tengo más que amor en mi corazón y la vida que nunca me debió nada ahora me debe menos, porque me lo ha pagado todo con esos dos milagros que son mis hijos.

¡De vuelta!



13 comments:

Champy said...

Que nos pusimos de acuerdo o que???

Ha parir angelitos te has dedicado muy bien, que mucha falta le hacen a este mundo....Angeles como tu!

Son una belleza los dos, tienen rasgos de Picha y tu sonrisota!

Cuando los bautizamos?

2046

Genín said...

¡No me lo puedo creer!
Después de todo este tiempo sin saber nada de ti ya te daba por irremisiblemente desaparecida... :(
Madre de dos niños... una guará!!! jajaja
Supongo que estarás en Cai viviendo con er Pisha, el amor de tu vida... :)
Se que te acordarás de mi porque pasamos muy buenos ratos virtuales juntos, al menos yo contigo...jajaja
He preguntado por ti por todos lados y nadie me sabia decir nada, a mi también me preguntaron por ti, pero ha pasado tanto tiempo que ya no recuerdo quien fue, creo que "Virtuditas" hizo la pregunta en el blog de Sulaco...
Bueno, solo decirte que tu encuentro y saber que eres feliz me lo hace también a mi... :)
Besos y salud

Waiting for Godot said...

Champy! A ti siempre te tengo cerquita. Besos!!!

Genín! Como dirían los maracuchos: "Eso se llama pa que vos veais!", tu eres inolvidable, mándale besos a la Virtuditas!!! Un beso para ti!

Rossy said...

Pero que noticias tan maravillosas, Waiting!

Dias atrás pasé por esta casita y releí el penúltimo post, que bonito saber de ti!

Bendiciones a los enanos!

Guerrero said...

Vaya cosa!! Pues felicidades. Que tanto cambiamos en tanto tiempo...

Muchas historias para contar debe haber...

QUe bueno tenerte de vuelta y ojalá sigas por aquí contandonos tu historia.

Saludos!!
Un abrazo.

Elier said...

Princesa¡¡¡¡¡

Esta historia me la conozco, está inmortalizada en la pluma de Aquiles Nazoa y se llama Balada de Hans y jenny. Déjame ser uno más de los blogueros que te aman y te recuerdan con un amor reconocido en las barbas de los mendigos y en el perfume del pan tierno y en las más humildes monedas. Felicidades inmensas desde Cocorote por ese par de bellos. Muero de amor junto a ti y a los tuyos.

RosaMaría said...

Lo que es la intuición! Me dije voy a asomarme por lo de Waiting a ver qué es de su vida y mira por donde me encuentro con tu regreso y tantas cosas hermosas que te van pasando. Me alegra que disfrutes de tus hijos, y lo seguirás haciendo hasta que cumplan cincuenta años como los míos... Un abrazo y enhorabuena, bienvenida al mundo bloguístico. Besos grandotes

Pedro J. Sabalete said...

Pero qué enorme alegría repasar mi blog, hallar el rastro de una antigua amiga y enocntrar estas palabras.!!!

JENNY said...

Querida Wait... sólo me metí en el blog por ese sentimiento de morriña que te enseñan estas tierras gallegas y leo con alegría la feliz noticia que eres madre de DOS criaturas!! Este fin de semana estuve con David (La Iguanita) hace dos fines de semana con Bella (Perra Nostalgia), Mary (Mil Azules) y Rosa (Las cosas de Rosa) .. todos te recordamos con cariño y confesamos echar de menos nuestros escritos y la camaradería. Todos nos mantenemos en contacto por facebook. Como ahora tienes dos niños, sabrás el tiempo que demandan... Por eso quizás también dejé el blog del lado, quizás vuelva a retomarlo. Mis hijos han crecido y cada vez se alejan un paso ... Aprovecha a los tuyos, en menos de lo que esperas soltarán tu mano y cogerán la de otra persona... esa es la vida.
Te abrazo muy fuerte y me alegra haberte reencontrado FELIZ!

Waipu Carolina said...

Un día que entró por nostalgia a mi blog preferido de siempre y me encuentro con estas reflexiones maravillosas y que sólo tu sabes explicarlas y lleguen muy adentro !

Anonymous said...

Un beso inmenso y la bendición para ti y esos enanos que son iguales a la madre, hermosos y con una sed de vida que sabrán disfrutar y regalar a manos llenas :)

Me encanta, como a todos, volver a leerte.

Muack mi corazón!

Nany-

Yolanda Fernández G. said...

Gladis, me has dado una buena y grande alegría. Tanto tiempo sin saber de ti!!! Que Dios te bendiga y bendiga a esos dos hijos que la vida te ha dado.
Gabo y Vida... son lindos esos nombres.
Ahora, a seguir disfrutando los hijos porque, realmente, crecen muy, muy rápido.
Un abrazo y bendiciones.

☂Literapia´s Girl said...

Waiting!!!! que alegría volver a leerte!!
Llegué a tu blog por tu bellísima historia de boda y luego quedé enganchada con tu forma de narrar lo que ven tus ojos tan llenos de agradecimiento y amor por la vida!!
Justo ayer le contaba a mi hermano sobre los blogs que actualmente leo y te recordé con nostalgia, así que decidí pasar a releerte y me topé con esta maravillosa noticia de que Dios premió tu hogar con dos hermosos tesoros! Sin duda alguna se que son unos bebitos profundamente amados! Felicidades!!
Saludos y cariños desde el cyber espacio!