5.6.10

De cómo comenzó todo

Nunca hablamos de boda, por lo menos no de una manera tan seria, el pisha de cai me insiste que por la fecha del primero de mis cumpleaños que celebramos juntos me dio un anillo y me dijo que era una propuesta de matrimonio, él insiste que yo le dije que sí, pero yo no lo recuerdo así,recuerdo que me dio el anillo y que me gustó mucho que lo hiciera, pero no recuerdo haber dicho que sí a la propuesta de casarme con un hombre al que prácticamente acababa de conocer, eso contradice totalmente mi forma de ser, él me aclara que nunca le dije: ¡Sí, quiero!; sólo que acepté el anillo con la promesa que algún día, si todo iba bien, pues nos casaríamos.

Y así fue doce años y medio después.

Todo empezó una tarde del mes de enero del 2009, visitamos en La Isla de Margarita un sitio precioso que a la vez se alquilaba para fiestas, al guía que nos acompañaba le comenté que seguramente una boda allí sería algo muy bonito, y el pisha de cai alcanzó a oírme. Al montarnos en el auto camino de vuelta al hotel me dijo que entonces nos casaramos allí, pero no fue una propuesta, fue simplemente decir porqué no hacemos una boda aquí y listo. No hubo un sí, no hubo un quieres hacerlo, simplemente surgió la idea y empezamos el camino.

Estando en Cádiz intentamos localizar al contacto que nos habían dado para el sitio, no hubo suerte. Como fecha de boda pensamos en el 29 de noviembre de ese mismo año, sí, ¡de ese mismo año!. Al final nos pasó como siempre, no nos interesamos por las cosas que otros consideran importantes, pero cuando lo hacemos queremos hacerlo con la rapidez y las ganas del que siempre lo quiso y nunca lo pudo hacer, como el que milagrosamente despierta de un coma y quiere comerse el mundo con el miedo de volver a caer.

Mi familia ya sabía de nuestras intenciones, en el mes de Mayo estaban todos nerviosos, porque seguíamos con la idea del 29 de noviembre de ese mismo año y los días pasaban y no llegábamos a concretar nada, llamé a mi madre y le dije que buscaría a alguien que me ayudara a planificar la boda, sentía que en la distancia y sin saber mucho lo que queríamos resultaría casi imposible planificar una boda, en Venezuela te llegan a cobrar una fortuna por un servicio de este tipo, aún así yo estaba dispuesta a pagarlo porque no veía que mi familia tuviera mucho tiempo para ayudarme en algo así.
Pero al final, la familia siempre es la familia.
Mi madre, como toda madre hubiera hecho, llamó a mis hermanas y les pidió que me ayudaran como si de la boda de ellas mismas se tratara, es por eso que mi hermana menor comenzó la búsqueda en Caracas de un sitio en el que pudieras casarte con la naturaleza de testigo, porque es lo que el pisha de Cai y yo estábamos buscando. Lo encontró. Fue a verlo,tomó fotos y con sus comentarios y las imágenes que captó, nos convenció de inmediato, lo bueno de no ser personas difíciles es que todo se da más fácil al estar abierto para todo lo bueno. Y así fue, en Julio del 2009 teníamos el sitio más hermoso que pudiéramos haber soñado para una boda en Caracas. Gracias a mi hermana.
Ese fue el primer paso.
Y todavía el pisha de cai no me había preguntado si queria casarme con él...

Este relato inicia
en el post anterior.

13 comments:

Genín said...

jajajaja El caso es que aun al final del relato no se si os casasteis, aunque eso poco importa, está claro que os queréis, después de doce años, de lo contrario, no estaríais juntos, el casorio es lo de menos.
De todas maneras, casados o no, yo os deseo felicidad eterna, como debe de ser con las buenas gentes...
Feliz finde.
Besitos y salud

Fernando said...

como verás vivir con uno de Caí tiene mucha guasa..jajajaja.....un beso guapa.

-Pato- said...

Ja, a mi creo que me pasó lo mismo no recuerdo que mi esposo me haya dicho si quería casarme con él y ya llevamos 22 años juntos :) las cosas se fueron dando y un día estábamos áhí los dos que si :)

Que tu historia siga siendo como vos, de sueños!

Besos.

sulaco said...

Yo recuerdo como renegabas y decías que no te ibas a casar nunca y mírate ahora. Ya no te queda mucho crédito después de esto. A ver si me mandas al menos una foto de todas las mujeres con Pamelas, sombreros y similares que ya sabes que esas cosas las disfruto enormemente. A propósito, estoy en Hong Kong y en trece horas de vuelta al país del agua. Cuando tengas un lugar con teléfono fijo mandamelo y despellejamos un rato a quien se nos meta en la conversación que llevo 4 semanas sin hablar cristiano y me se está olvidando.

Mariale divagando said...

No recuerdo que lo hayas mencionado antes pero, no sé por qué, sabía que habías elegido un sitio al aire libre para tu boda; suena muy... muy tú!
:-)

Champy said...

Ay amiguita... me da tanto gusto leerte en esta ocasión....

Yo ví en sus ojos su enorme deseo de oficalizar contigo...de hecho medio jugando medio en broma me dijo que te convenciera, no recuerdo si estabas presente...

Ambos son seres afortunados, la de desgracias que muchos viven (vivmos) y no encontramos a ese ser que ustedes ya encontraron...

Disculpa mi ignorancia Bella, en que consiste la naturaleza de testigo?

2046 a los nuevos esposos.

cielo azul said...

Me haz dejado con la boca abierta pero no entiendo! lo conoces hace 12 años pero todo esto de la boda comenzo en enero del año pasado? como que me perdí en las fechas jejeje

Waipu Carolina said...

Seguiré ilusionada estas historias de amor! me encantan las historias de amor!
Un abrazote bella

Capochoblog said...

Que risa con esa nota final, jajaja

Espero por la siguiente cronica :)

Muchos Besos y diviertete mucho más.

Guerrero said...

Pero ahora me explico todod, de verdad felicidades y que bueno verte más feliz que siempre.
De verdad son buenas noticias y esperaré con ansias el siguiente relato.

un beso! saludos.

Antonieta H. said...

Creo que no te había felicitado, pero pues eso felicidades por tu boda :) no se que sitio seria el que viste aquí en Margarita pero no es porque viva aquí pero las bodas en la isla son un sueño.

Esperamos la próxima crónica :)

Caty said...

wao! que belleza! esta y la primera entrega son historias de cuento de princesa, no me extragna, tu eres una.

Tan bella tu familia! Thomas y yo nos casamos asi, de repente, luego de bastantes agnos juntos. Siempre es hermoso cuando el amor esta. Es divertido e intenso.

sigue, sigue contando!

Besos waiting!

adelita said...

Que agradable leer tus relatos, me alegra lo del matrimonio,Felicitaciones.
Un beso muy grande
Ade