13.3.09

Un rayo de sol oh oh oh

Ayer paseaba por la orilla de la playa, descalza, como casi todos los días de este invierno gaditano que me ha regalado muchos pero muchos días que en Holanda consideraríamos de Verano. El calor era fuerte, aunque no había tanta gente en traje de baño como casi todos los días, el motivo era porque había un poco de viento que sin ser frío seguro molestaba a los locales.

En Holanda he aprendido muchas cosas, una de ellas es la que todos los que vivimos allí aprendemos sin duda alguna y es a valorar el buen tiempo, o como bien diría la canción: " un rayo de sol oh oh oh".

Por eso aprovecho cada minuto que puedo y todos los días durante mi pausa para almorzar intento escaparme y darme un paseíto por el mar. Es sabroso. Y al final parece que aquella otra canción que reza " en el mar la vida es más sabrosa" no va a estar tan alejada de la realidad.

Cuando la gente me pregunta si extraño a Holanda, me quedo con cara de ponchada como decimos en mi país, porque para mí yo sigo allí, igual que sigo en Venezuela de donde aún después de 10 años siento que nunca salí. El mundo que quieres llevar dentro de ti es al que perteneces o vives, no existen espacios físicos para los quereres, esa es la razón por la que no sé qué responder ante esa pregunta que para mí es simplemente absurda. Eso sería como si alguien me preguntara si extraño a mis papás, ellos viven en Venezuela, están "a pata e' mingo " es decir, cerquita, no se han ido a otro planeta, puedo verles cuando quiera y cuando ellos quieran. Un ejemplo claro es que con mi Madre hablo más que cuando vivía en Venezuela y es que a veces muchas circunstancias te acercan más, si quieres.

Yo le veo el lado positivo a todo, todo el que me conoce lo sabe, y de seguro que el que me lleva leyendo desde hace tiempo también lo ha visto. Uno de mis mejores amigos me hizo una fiesta cuando estuve en Venezuela en navidades, bueno en verdad tres de ellos hicieron fiestas distintas en mi honor que me hicieron muy feliz, pero en esta fiesta en particular mi pana me hizo una pregunta que respondí tal cual como me siento, me preguntó si después de vivir en tantos lados distintos a mi corta edad no sentía que al final no pertenecía a ningún lado en especial, yo no lo dudé ni un segundo y le dije que NO, que era todo lo contrario, yo me sentía con una maleta cultural mucho más grande, más ciudadana del mundo y con una visión de la vida mucho más enriquecida, era como si al ir a Venezuela era venezolana total, en Holanda soy todo lo holandesa que decidí ser y en Cádiz, estoy segura que seré tan gaditana como quiera ser. Puedo identificarme con varias culturas y formas de ser sin dejar de ser yo, puedo ser de tres lados distintos y con ello ser de alguna manera más universal. He ganado, no perdido. Mi amigo es hijo de portugueses inmigrantes en Venezuela y su respuesta ante mi explicación (que con un vino en la mano les juro que sonaba mejor) fue que esa forma de ver las cosas era muy buena, porque él había conocido a muchos inmigrantes en Venezuela que nunca se adaptaron y por lo tanto no lograron quizás ser todo lo felices que debieran.

Hace mucho tiempo decidí ser feliz, costara lo que costara (algunas veces cuesta más que otras) a eso dedico el mayor porcentaje de mis días, por eso quizás es que no entiendo mucho de nostalgias, distancias o carencias, porque estoy ocupada en ser feliz y vivir mi día a día y por lo demás como diría el gran filósofo Eudomar Santos en " Por estas calles": “como vaya viniendo vamos viendo” (a los venezolanos que me leen de seguro que con esta frase les he hecho retroceder en el tiempo nada más y nada menos que 17 añitos, qué niños éramos! )

De eso se trata, de vivir, aquí, en Holanda, en Venezuela, de aprovechar cada segundo sin olvidar que vivimos de fiado. De no creer que tendremos tiempo para hacer lo que queremos más adelante, pensemos mejor en comenzarlo hoy mismo. Ya.

No perdamos el tiempo, que ese a nosotros no nos pierde de vista.

De Peligro a Pele el Ojo (o de como el venezolano usa refranes para explicar lo inexplicable) : “como vaya viniendo vamos viendo”

42 comments:

Masmi said...

Cuando viví en Alemania, también me dí cuenta de eso. Que la gente valora mucho cada rayo de sol, aquí estamos tan acostumbrados que no lo apreciamos, pasa con muchas cosas en la vida.
Hay quien no es feliz en ningún sitio, se dedican a pensar cuanto añora el sitio donde no están, que no disfrutan de su vida donde se encuentran.
A mi me pasa como a ti, me gusta enriquecerme de los lugares por donde he pasado. Me encanta esta ciudad y me siento bastante madrileño (sea eso lo que sea, jajaja) y tengo un pequeño trocito berlinés en mi corazón.
Un beso grande.

Catalina said...

Ohhhhhhh waiting!

me identifico totalmente! yo también sigo viviendo en muchos sitios :)

besitos miles linda waiting

guada said...

a veces los lugares lo formamos nosotros, y otras nos llena tanto una ciudad que la hacemos nuestra,
me ha encantado el post
besos

Rigoberta said...

Pues yo estoy totalmente de acuerdo contigo en que hay situaciones que te acercan más a la familia, yo también hablo más con mi mamá desde que me vine... o quizás no más, sino mejor... y eso quizás hace que yo lo sienta como más...

Hoy tus palabras llegan en un buen momento Wait, que bueno que has escrito ese post!!!

=D

Besos!!!

P.D. aquí también hace un solecito espectacular!!!

Yashvé ♥ said...

Lo importante es no perder nuestra esencia y llevar en el corazón los miles de cariños de las otras vidas, veo que lo haces muy bien… que rico lo de la playa, me animaré a bajar a la Barceloneta este fin y entrar en contacto con el mar, solo mis piecitos claro ;)

marichuy said...

Mi Waiting

Tan bella; hoy me has dejado medio nostálgica. A veces se me olvida que vivimos de fiado y que en lugar de andarme lamentando por lo que no puedo cambiar, mejor debo atender esa filosofía que mencionas... tan cierta:

“como vaya viniendo vamos viendo”

Besos para ti

Maie said...

Me pasa lo mismo. He vivido ya en 4 paises y gracias a Dios y a mi actitud ante estos cambios me he adaptado de maravillas en cada lugar. Aun con la falta de sol y las diferencias culturales. He aprendido a ser mas tolerante ya a darme cuenta que hay miles de formas distintas de ver la vida y de pensar. Nadie es dueno de la verdad
y las opiniones de cada uno tienen mucho fondo en las vivencias. Asi pues cosas que antes pudieron parecerme inconcebibles ahora puedo respetarlas aunque no las comparta.
Lo de aprovechar los rayitos de sol....jejejeje en eso estaba este mediodia... aprovechando los 3 rayitos de sol disponibles...mientras duren jejeje. Feliz fin de semana!

Fernando said...

querida mia me encanta venir a verte...siempre me dejas una sonrisa...te quiero mi niña...-besos y sigue así.

Champy said...

Yo contigo no tengo máscaras ni caretas ni disfraces.... y lo sabes. Sabes que me duele (nada) y que ansío (amor).

Pero todos los días me despierto de la misma forma (dando gracias) y así me sigo todo el día (dando gracias).

La formación que me ha tocado haya sido de mis padres (como me tocaron) de mis maestros (los que me dieron) o de Dios (el Único), hicieron esto que escribe y esto que has visto.

Soy felíz. Casi siempre lo he sido.

Conosco el dolor de mi pueblo, el hambre de mis paisanos, la soberbia de muchos otros, tratao de ser justo en mis medidas, trato de evadirme del terrible hoy que me ha tocado, en particular, en estos momentos la situación es más terrible aún de lo que puedas leer por allá¨, México está completamente sumido en una total crisis no solo economica, a mi la que mas me duele es la de valores, se que no soy culpable del todo y que no debo cargara con ella, pero me duele, por que es México y siempre seré mexicano.

En mi ciudad y alrededor diario amaneces de 20 a 50 muertos, sin distingo de edad raza ó sexo.... así nomás, Lo que me entristece es que la población se está acostumbrando.

Viendo telenovelas se nos olvida que la vecina llora a un hijo ó un esposo.

Hay vienen días de votar, y seguramente votaremos por quien pague más anuncios por televisión.

Ah, y debemos enorgullecernos, por que el Chapo Guzma´n ya entro a la lista Forbes.

Soy feliz?

Si mija, día con día es mi principal lucha, no escatimar en nada en mi, tratar de ayudar y abrirle los ojos a quien se me atraviese en mi camino, sonreirle al mundo y enorgullecerme de mis amigos en todo el mundo, así como me enorgullesco de ti.

Ay pero la evasión como es buena.

Este domingo cocinaré un mole verde maravilloso!

2046 besos para ti y para aquel!

ale said...

No sé Waiting, la nostalgia no está reñida con disfrutar del presente. Yo añoro cosas, personas, situaciones y esa añoranza hace que las sienta muy vivas. También vivo fuera de mi país, pero cúal es ese. Me imagino que tomo las cosas como vienen y lo mejor de los dos mundos, al final somos unos privilegiados. Y la nostalgia que vien y va como las mareas es el precio que toca pagar por ese privilegio.

Capochoblog said...

Yo le meto más a la nostalgia familiar que a la del lugar, pero con una llamada, listo: solucionado el problema! Lo demás se soluciona fácil.

Es cierto lo que dices sobre la comunicación: cambia, mejora. Uno va a lo más importante y no a lo prioritario. Y lo importante, es esa cercanía que no se puede escapar por culpa de los kms. Hay demasiado amor allí como para dejarlo ir.

Lo hemos hablado tanto y como dice el dicho: "Al país que fueres, has como vieres"; pero la base de nuestra personalidad no cambia por el suelo que pisas, mejora o empeora, eso es cosa de uno. De aceptarlo o no. De tomar lo que te gusta, de dejar lo que no. De crecer en la medida de tus propias posibilidades como ser humano.

Crecer, amiga bella y hablando de eso, tu eres grande!!! Por eso disfruto tanto nuestros momentos, porque nunca cae nada en saco roto.

Te quiero muchisimo y te admiro por igual!

Besos!

TORO SALVAJE said...

Tienes mucha suerte al poder sentir y obrar así.
Hay gente que no puede, por mil motivos.
Me alegro que tú si.

Besos.

Cabigoes said...

¿Por estas calles? yo ni había nacido, pero bueno.
Me ha encantado este post
.

Waiting for Godot said...

Champy y Nany: uds me van a matar de amor. Champy: que malo eres recordandome lo rico que cocinas!.

Cabigoes: pensaba que solo un menor de edad me leía y es un amiguito al que quiero mucho que vive en Mexico, ahora ya veo que son dos. De todas formas te digo que es una lástima que no vivieras parte de lo que fue POR ESTAS CALLES, las telenovelas por lo general son un fiasco y no las veo, pero esa fue una de las pocas que marcó un antes y un después en nuestra historia, todos los días ponían un dicho o pensamiento al final de cada capítulo y las actuaciones por lo general fueron excelentes, la producción muy buena y los diálogos, lo que más. Eudomar Santos para todos los que lo vivieron, incluso los que éramos chamos, se convirtió en todo un personaje. Lo bueno es que aunque no la hayas visto, de seguro que sabes de que se trata porque pasó a la historia. Un beso para ti.

Y UN BESO PARA TODOS GRACIAS POR LOS MENSAJES.

Genín said...

Si, te entiendo perfectamente, yo me siento Venezolano, Español y aún Canadiense, e incluso ciudadano del mundo, dependiendo del momento en que esté, el patrioterismo no me va, nunca he tenido ese tipo de nostalgia por ningún País, a veces si con la gente, a veces si que aunque no quiera uno, pilla esa enfermedad terrible que nada tiene que ver con la personalidad de uno que es la depre.Pero no importa el carácter, esa la puede pillar cualquiera.
También trato de vivir el dia a dia, pero confieso, que a veces, la nostalgia de buenos tiempos pasados me invade, e incluso me gusta.
Las malas nostalgia procuro olvidarlas, aunque a veces cueste.
Por aquí, sin viento, 26ºa la sombrita. Ya no voy por Cadiz, pero está al lado.
Besos y salud

Waiting for Godot said...

Hola Genín, lo que tu nombras es una enfermedad, hay algo químico que nos hace sentirnos así y no lo podemos evitar, necesitamos ayuda médica para salir de eso, es distinto querer ser feliz y que una enfermedad no te deje, pero nosotros vemos lo fuerte que eres y como poco a poco sales de ella. Eso significa que tienes las ganas en ti. Un beso para ti enorme, aqui a la sombra estamos igual.

Rossy said...

Gracias por este hermoso post!

Como tú, comparto la visión de tratar de ser feliz cada día porque es apenas un ratico el tiempo que vamos a estar aqui. Y quizás es mejor verle el lado bueno a las cosas que tenemos, y no vivir pensando en las que nos faltan.

Besos, bella!

Ika said...

Tienes razón! y ni me digas ya estamos planeando el regreso a Holanda y creeme que me dan Ñañaras de imaginarme el invierno, es a lo que le huyo :(

Pero si es cierto hay algo que mi abuelita siempre decia: al lugar que feueres has lo que vieres! es una buena enseñanza que me dejo mi abue querida, tratar de adaptarte al sitio al que vas es parte de tratar de sentirte bien y tratar de pertenecer a ese sitio físico.
Nosotras sabemos lo dificil que es aprender nuevas costumbres, pero si le pones ganas te gusta a prender nuvas cosas.

Groetjes!

Mariale divagando said...

Hay una característica que admiro de algunos deportistas, y es que hacen que algo MUY DIFÍCIL parezca MUY FÁCIL. Te pongo un ejemplo: quien juega tenis sabe que regresar a contra pie a pegar un revés a dos manos es difícil, pero uno ve a Rafael Nadal hacerlo y además poner un tiro ganador en la línea y parece fácil.

Eso mismo me pasa contigo cuando escribes sobre las pequeñas grandes cosas de la vida, como decidir ser feliz y serlo! Eso, Waiting, es difícil, a la mayoría de los seres humanos nos cuesta entenderlo y mucho más nos cuesta ponerlo en práctica; pero tú lo cuentas de una manera que hace que parezca muy sencillo. Te admiro mucho por eso.

Evan said...

Wait leer tu positivismo es como una inyección de buena onda que nos recorre por el cuerpo. Te juro que encantaría decidir ser feliz y lograrlo... a veces cuesta porque hay razones externas que lo impiden.

Hace bien leerte! :)

Un beso enorme!

nel said...

Viví 15 años en Mérida, 10 en San Cristóbal y 2 en Rep. Dominicana, o sea que he vivido más tiempo en otros lugares que en mi propio terruño, Maracay. Pero como tu dices, cada lugar en el que vives te marca y te enriquece culturalmente, al ofrecerte pautas de comparación y complementación que te hacen querer más a tu tierra. Al menos ese es mi caso.
Saludos.

Gabiprog said...

Estupenda esa maleta de una ciudadana del mundo, guarda las mejores vivencias con el cariño que deben disfrutarse las cosas...

Te felicito!!!
Besos!

sulaco said...

Bueno, que sepas que por aquí tenemos bien claro que no sigues en Holanda. En el Tuchinski ya borraron tu nombre del cartel de clientes especiales y las figuras de la guardia que acompañaban a Rembrandt en Rembrandtplein se han cansado de esperarte y se han ido a otro lado.

coro said...

Me apunto a tu plan: paseo por el mar al mediodía, sentirse bien donde te encuentres y sí, sobre todo, ser feliz... Un abrazo enorme

Waiting for Godot said...

Sulaco: pero si nos veremos a la vuelta de la esquina :) Besitos!

Oswaldo Aiffil said...

Lo que cuentas, querida Wait, se resume en un estado mental, en una forma muy particular de ver las cosas, y al final logras el objetivo, que es ser feliz la mayor cantidad de segundos que puedas. Eso le hace bien a tu vida, mucho bien. A mi me cuesta ser así. Las veces que he estado fuera de Venezuela he sentido una fuerte nostalgia, unas ganas inmensas de estar allá, hasta percibo olores de sitios, imagino sonrisas, me veo caminando por lugares que son tan míos y que donde estoy no logro encontrar (ni los personajes, ni los olores, ni los colores ni los olores ni nada).
No te niego que me adapto, muchas veces la paso bien afuera, hasta me dan ganas de quedarme un tiempo, pero, en ocasiones, cuando estoy más feliz por algo que sucede, sin poder evitarlo, de repente, pienso en mi país, y NO puedo evitar que me ruede una lágrima, no puedo, no. Y mi felicidad en esos lares nunca es completa, nunca lo es, como si lo es cuando (por decirte algo) recorro Margarita, y siento los olores, los sabores, mi gente bella. Quizas eso es una enfermedad, pero la asumo, soy feliz en mi país, y si (Nany´s dixit), me duele como está actualmente, como lo tienen, pero lo amo profundamente. Un beso enorme mi Wait!

EUCHY said...

Tu lo has dicho!
Que niños éramos!!!! 17 años! nada más y nada menos.. y más vigente que nunca. un besote

Librana said...

Lo mismo pienso, cuando vives en un país donde hay invierno esperas con ganas y aprovechas lo más que puedes los rayos de sol, no solo en verano, sino en una primavera como esta que estamos ya teniendo en Barcelona donde cada vez se notan los grados de temperatura.

Yo extraño Venezuela a veces, pero uno está aquí, me gustaría volver a visita y ver a mi gente, pero lo que tengo aquí me gusta, y si es verdad que se han sacrificado cosas y hay cosas que haya se pueden tener y aquí no, eso no me preocupa, porque hay cosas que uno debe valorar más que otras.

Un beso!!

NuNú said...

Me ha encantado leerte esto hoy. Lo necesitaba. Gracias por plantarme un trocito de mar en mi buhardillita madrileña...

Besos

Guerrero said...

Cuando ocurrió el huracán Stan y Wilma y Katrina (2005 si mal no recuerdo) los días de la temporadade huracanes (desde julio aproximadamente) hasta la priavera del año siguiente el cielo estaba casi siempre cubiedrto por nubres que ocultaban el sol y me di cuenta que si alguna vez salía fuera de mi país (o del estado) extrañaría mucho el clima cálido de por aquí (aunque en este momento me harte ¬¬) pero admiro a las personas que aunque están lejos de casa se sienten como si sólo estuvieran en el patio de ella, yo con estar un par de días fuera del estado lo extraño mucho.

saludos

LA CAÑA DE ESPAÑA said...

Totalmente de acuerdo: nunca me he sentido más yo mismo y nunca me he sentido más vivo que cuando he viajado. No perdía partes de mí, ganaba otras nuevas que hasta entonces no había conocido: mi "yo" americano o mi "yo" inglés.
Un besito, gaditana adoptiva.

Carlos said...

...tu lo dices, una ciudadana del mundo.
Ayuda mucho a paliar la distancia el internet verdad?

Besos Waiting.

LaRaKeLa said...

Claro, si la vida fuera eterna (en espacio, en tiempo no lo sabemos) tendría algún sentido sentirse todo el tiempo y en cualquier lugar de un sitio determinado.
Yo me siento últimamente muy galáctica, sí, sí... como de otra galaxia xDDDDDD En cuanto llegue el verano y esos rayos de sol que tanto nos gustan se me pasará!!

Un besazo Waiting, me alegra mucho leerte!!

MentesSueltas said...

Hola WFG. tiempo sin visitarte, pido disculpas por la demora y dejo un fuerte abrazo.

MentesSueltas

Waipu Carolina said...

Es bueno eso de decidirse a se feliz...
un beso bonita

Venezolano1975 said...

Que interesante, me has hecho reflexionar mucho con esta explicación, me gusto mucho y siento que tienes 100% de razón y si me hiciste reír con el comentario de POR ESTAS CALLES, mismo comentario que muchos Venezolanos que estamos en el país casi repetimos a diario, como vaya viniendo...Tengo un hermano en España que se fue hace mucho tiempo y regreso de visita luego de 10 años y me comento que tenia una sensación rara que sentía que ahora no era de allá y tampoco de aquí. Ahora entiendo que es mejor sentirse parte de los dos países.
Saludos
José

RosaMaría said...

La esencia de tu mensaje dice lo positiva que sos y cómo sabes aprovechar lo mejor de toda situación, compañía o país. Te comprendo porque soy igualita, igualita... seríamos unos necios si en vez de aprovechar las oportunidades de la vida las desperdiciaramos quejándonos. Me pasa lo mismo respecto a Barcelona o Galicia, atesoro todas las amistades y esperiencias en el hoy, y ahora aquí retornada hago lo mismo, sin dejar de cultivar las hermosas amistades sembradas.
Te abraza con cariño: Rosa ya con el ordenador limpito de virus.

Martica said...

Amiga, Yo también he descubierto eso que dices, que el no estar en nuestro propio país, no nos impide que lo tengamos con nosotros, y que lo hacempos presente cada vez que hablamos, que reimos, que soñamos porque esta en nuestra sangre, porque a pesar de haber vivido en diferentes países, lo escencial nunca se pierda, va con nosotros de la mano.

Besos y que disfrutes mucho del sol español. Acá es aún un poco timido.

Waiting for Godot said...

Hola a todos: mil gracias por los comentarios que me han dejado. Se les quiere mucho!!! :) Besos.

Benedetto said...

Te compro el resort!






:-D

caramelo said...

¡cómo te entiendo y comparto contigo!

somos del lugar de residencia, con una actitud abierta podemos incoporar los códigos de él a los nuestros y eso nos enriquece y sin embargo seguimos siendo de nuestro lugar original y estamos en él tanto o más allá que los que viven ahí y al mismo tiempo estamos muy presentes en el lugar donde vivimos. Es una gran riqueza esa capacidad de ser de un mundo muy ancho al que hacemos propio.

RosaMaría said...

Qué bien lo redondea Caramelo! Muy buenos los comentarios, todos.