29.9.07

Buenas Noticias




Mi casa está llena de sabor venezolano.

Mi mamá y mi hermana están conmigo aquí en Amsterdam.

Anoche cuando me acosté no me lo creía y esta mañana al despertarme me fui corriendo a sus cuartos para ver si era verdad o era un sueño y allí me las encontré, estaban durmiendo como ángeles después de 24 horas de viaje desde Venezuela hasta aquí (me tienen que querer mucho para aguantar esa odisea sólo para verme).

Este fin de semana promete ser fabuloso.

Intentaré aprovechar al máximo las semanas que estarán conmigo :)

P.S. : Gracias Miguel y familia por acompañarme al aeropuerto, se les quiere un mundo!

La foto

24.9.07

John, Bedankt!



En Holanda, es difícil que los holandeses te digan un piropo, bueno, en realidad, es casi imposible. Los holandeses, a diferencia de los venezolanos, nunca aprendieron el arte de piropear, de hecho, les tiembla la voz cuando intentan enamorarte con frases que a la mayoría de los venezolanos les salen con tanta naturalidad.


Tengo contada con las dos manos la cantidad de piropos que algunos holandeses me han dicho desde que vivo aquí. Y miren que ya casi que cumplo 9 años por estos lares.


Yo siempre digo que en Venezuela El Piropo es el único medidor fiable (yo le llamo de broma también varónmetro) que tienes para saber, por ejemplo, si esa blusa que te compraste fue la mejor elección, si te la pones y al salir de tu casa no te dicen nada en 15 o 20 minutos, entonces amiga, devuélvase a su casa a cambiársela que esa blusa no va pa'l baile.

Cuando vivía en Venezuela nunca le di a los piropos la importancia que tienen para arrancarnos a todas las venezolanas las sonrisas, porque he de confesar que muchos son super creativos. La última vez que estuve en Venezuela hubo dos cosas que conté a diario: la cantidad de piropos que me decían y los jugos de frutas naturales que me tomaba, sinceramente eran las dos cosas que casi no tengo en Holanda y de las que quería recibir en exageración para llenar ese cupo de vanidad y vitamina que todo cuerpo que se respete necesita.


Yo sé que a muchas mujeres no le gustan que las piropeen en la calle, yo no me caigo a mentiras, a mí siempre me ha gustado y desde que vivo en Holanda aún más (por aquello de que nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde). En Venezuela sino te piropean, simplemente es como sino existieras, aquello de los piropos es tan parte de nuestra cultura que ya ni te lo planteas, es tan del día a día como las colas del tráfico y por ello llega un momento que no te molesta.


La primera vez que me piropearon en Holanda casi me desmayo, recuerdo que al cruzar la esquina y cuando ya no me veía aquel hombre que me había piropeado, me puse a saltar como loca de la alegría y repetía a grito pelado: Sí, Sí, Sí!!! No dormí aquella noche de la emoción.


Aquí en Holanda la cosa es tan grave con los piropos que ni los albañiles lo tienen como costumbre, y eso, es para tener miedo.

Pero Dios existe

Un día viniendo de mi escuela de italiano, cerca de las 9.30 de la noche, pasé por una de las calles de tiendas más importantes de Amsterdam y sorpresa la mía al darme cuenta que los señores que recogen la basura en esa calle a esa hora todos todos pero que toditos se acercaron a mí para decirme un piropo, todos a la vez, la experiencia fue tan satisfactoria (por aquello de que lo que no se tiene se extraña), que a la semana siguiente esperé en la esquina de la misma calle a que llegaran esos hombres a recoger su basura nuevamente y al verles llegar me puse a caminar por la misma calle haciéndome la loca como la que pasaba por casualidad y pude comprobar una vez más que aquellos holandeses sí que PIROPEABAN!!! porque si lo hicieron una segunda vez y, con tanta naturalidad, entonces concluí que lo hacen siempre...

Es por eso que cada vez que necesito de esos piropos tan al estilo venezolano, me voy a la misma hora a esa misma calle y espero mi descarga de piropos por parte de los que limpian esta ciudad, siempre que lo hago me siento como en Venezuela y pienso que ya no me hace falta ni comerme una arepa en el próximo mes porque ellos llenan mis venas de todo ese venezolanismo que mi cuerpo necesita a diario.


La Alcaldía (Ayuntamiento) de Amsterdam ha lanzado a la calle una campaña para agradecer a todos aquellos que limpian estas calles por los 130 años que llevan haciendo ese trabajo. El comunicado que nos han hecho llegar a todos los habitantes de Amsterdam es que imprimamos uno de los afiches (como los que tengo en mi post) que muestran la foto de 3 de los empleados del servicio de limpieza de la ciudad (que han elegido para la campaña) y lo pongamos en la ventana de nuestra casa de manera que sea visible para todo el mundo nuestro agradecimiento, en el afiche se lee claramente el nombre del hombre que trabaja limpiando y la palabra (bedankt= gracias) es una forma de darles las gracias a través de estos 3 hombres a todos los empleados por ese trabajo tan importante de limpieza que hacen día a día ( de paso al hacer esto podías ganar una de las 5 super bicicletas que rifaban y el ganador era aquel al que le fotografiaran su ventana con alguno de los afiches, el concurso era hasta el 22 de Septiembre).


Yo no puse mi afiche en la ventana para ganarme la bicicleta.

Yo no puse mi afiche en la ventana por lo bien que limpian.

Yo lo puse porque hay que agradecerles y, de todo corazón, a estos hombres que en Holanda se atreven a Piropear a una mujer como Dios manda y lo hacen a uno sentirse como si estuviera en plena Plaza Candelaria de Caracas,en pocas palabras, en casa.


John, Brian y Youseff BEDANKT! (Gracias John, Brian y Youseff!)



Por cierto, en mi calle el más popular resultó ser Brian (aunque mi ventana la adorna John).






Si quieren verles a todos en grande, pinchen aquí

12.9.07

La Luz

Estuve la semana pasada en Londres.

La visita fue relámpago pero intensa.

Londres es una ciudad muy bella. Al llegar a ella siempre me siento en casa porque vengo de una ciudad como Caracas donde hay mucho tráfico, mucho ruido, mucha gente y todo el mundo anda apurado. Así que Londres me llena de esa energía caraqueña. Pero como he escrito antes hay algo inigualable de Londres y es su Luz.

Es impresionante.

Se cuela por todas partes y te atrapa. Caminar por Londres con esa luz hace que te sientas siempre protagonista de tu historia en esa película llamada vida.

Llegué con casi dos horas de anticipación al aeropuerto de Schipol el día Martes 04 por la tarde, aunque tenía mi tarjeta de embarque impresa y una maleta pequeña, quise salir con tiempo para evitar cualquier retraso. Cual fue muy sorpresa al llegar al aeropuerto y darme cuenta que habían CANCELADO el vuelo, sin explicación alguna. Eso me pasa por volar con líneas caras, siempre que viajo con aerolíneas baratas a Londres no tengo ningún retraso, esta vez escogí mal por falta de tiempo y volé con una aerolínea cara que sin pedirme nisiquiera disculpas me dio dos opciones:

O me iba en el siguiente avión que llegaba a Heathrow.

O tenía que esperar cerca de 3 horas y media al siguiente avión que volaba al destino donde debía llegar, el aeropuerto de Gatwick.

Elegí Gatwick y sólo después de haberlo hecho me dijeron que quien escogía Gatwick viajaba en Primera Clase, me pareció muy mal que no lo dijeran a la primera por aquello de ser la primera clase, así que en cuanto me dieron mi tarjeta de embarque le repetí a toda la cola que escogieran Gatwick y el porque, y así hizo la mayoría, al final en algo le ganamos a la aerolínea porque bastantes cosas caras que tuvieron que servirnos en nuestro corto viaje a Gatwick.

Llegué a Gatwick cerca de las 7 de la noche. Llamé a mi compañera de la oficina de Londres pensando que quizás ya no se querría reunir conmigo porque llegaba tarde, ilusa yo. En 20 minutos estaba en la oficina de Inglaterra tomando café e iniciando una reunión que duró cerca de 2 horas. Casi a las 10 pm me encontraba en el Gatwick Express rumbo a la estación de Victoria. Ya estaba muerta. Todas las horas en el aeropuerto, el viaje, la comilona, la reunión, los nervios de mi compañera por la reunión al día siguiente que prometía ser fuerte, fue mucho para esta pobre alma.

Llegué a la estación de Victoria y por aquello de la Gula decidí comprar algo de Sushi para llevar al hotel. Encontré un sitio buenísimo dentro de la estación y casi que beso el suelo de ese país donde el buen Sushi se puede comprar y llevar sin tanto lío (otra vez me acordé de mi Caracas) al ordenar le pedí al vendedor que me diera el comprobante de pago, claramente le dije entre otras cosas la palabra: “receipt” (recibo de pago, en inglés) y el chamo mientras ponía todo en una bolsa me afirmó con la cabeza que lo haría. Al pagar le volví a preguntar si me había puesto el “receipt” y me dijo: “sí, sí, está en la bolsa”. En mi oficina no te dan tarjeta de crédito ni dinero adelantado para tus viajes, por eso debo tener un comprobante de pago hasta para las veces que me cobran en el baño, sino, no me lo pagan.

Elegí al azar un hotel por Victoria, y en serio que primera y última, ya he estado en varios que son buenos por esa zona y antes de escogerlos siempre he leído claramente toda la descripción, esta vez no lo hice y usé el viejo truco: “Tin marín de dó pingüé, cúcara, mácara, títere fue” y el hotel que ganó resultó terrible. No doy muchos detalles, con dos me basta:

Tuve que poner mi maleta bloqueando la puerta en caso de que alguien intentara entrar a medianoche de lo insegura que me sentía porque me dieron una habitación en un ático donde solo estaba yo.

Las habitaciones estaban hechas de una manera que parecía que entraras a un laberinto, a la mañana siguiente cuando bajé a desayunar me perdí y de vuelta a mi habitación a recoger la maleta también. Aunque, bueno, yo me pierdo fácilmente, pero vi a más de uno que me miraba como pensando: sera que soy él unico qué se ha perdido? Juro que si me hubiera encontrado a alguien vendiendo mapas hacia las habitaciones, en los pasillos, no me habría extrañado.

Más nunca.

De vuelta al Sushi (o la noche anterior)

Cuando abrí la bolsa sentí como el que encuentra un Tesoro. Qué rico. Me comí uno a uno aquellos manjares de Dioses. Al terminar de comer busco el comprobante de pago y nada, no lo encuentro, dentro de la bolsa había un vaso que yo pensaba era una salsa pero buscando el comprobante me dio por revisarlo y cual fue mi sorpresa al ver que era una sopa. Me la bebí (otra vez por Gula) y creo, sin temor a equivocarme, que es una de las sopas más ricas que he tomado en mi vida. El vaso no tenía el nombre de la sopa por fuera, me puse a pensar cómo había llegado esa sopa allí porque yo no pedí nada más que el comprobante de pago: “receipt", no creo que esa sopa las den con la compra, porque no vi a nadie más con algo así al momento de pagar, así que concluí que o al vendedor se le olvidó darme mi comprobante y me regaló una sopa por mi sonrisa pepsodent o simplemente yo pronuncio la palabra “receipt” en inglés como el que pide una sopa japonesa deliciosa. El dilema en el que entré fue terrible porque pensé que si es verdad que pronuncio mal la palabra “receipt” entonces tengo que practicarla hasta el cansancio ("er lomo de atún") porque sino medio sueldo que me voy a gastar en los viajecitos comprando en sitios donde te atienden rápido y no te entregan el comprobante porque no te entienden; la cosa es que yo no sé como se llamaba aquella sopa y si dejo de pronunciar mal la palabra “receipt” quizás más nunca volveré a tomarla así que el plan inicial es volver allí y pedir otro “receipt” de esos a ver que me ponen. Si la próxima vez que vaya pido “receipt” y me dan un comprobante de pago entonces me pondré a llorar porque yo lo quiero es la sopa esa que se pronuncia como “receipt” en un mal inglés.

El Miércoles 5 estuve en la reunión. La clienta es una persona de cuidado, mi abuela Paulina (que en paz descanse) la llamaría "vieja feroz" (así llamaba ella a todas las malas malísimas de las telenovelas) por eso mi compañera de la oficina inglesa tenía tanto miedo por la reunión, porque esta clienta se piensa que somos esclavos y no una compañía que le brinda un servicio (y muy bueno, por cierto), yo soy muy amable normalmente y mucho hay que hacer para colmarme la paciencia, pero ella lo logró al minuto 34 de habernos conocido por primera vez. Hijas de españoles inmigrantes en Inglaterra, cuando la conocí y supe eso pensé: “ qué maravilla, seguro que es una persona excepcional”, y no, resultó ser una persona que nos trata como si le hubiésemos matado a alguien, y yo así, no puedo trabajar.

No se puede trabajar cuando haces todo lo mejor que puedes (y más ) y la otra persona piensa que lo sigues haciendo mal. No puedo. Pero decidí tener paciencia porque en el fondo pensaba que con el tiempo ella calmaría sus humos y sus ánimos.

Que equivocaba estaba.

El Miércoles durante la reunión la mujer se dedicó a burlarse e insultar a mi compañera porque considera que no tiene ni idea (cuando es precisamente ella la que más sabe del proyecto que llevamos a cabo). Yo ignoré todas sus indirectas porque pensaba que al salir de allí mi vida seguría siendo como es y ella tenía que volver a casa consigo misma y eso señores, sí que debe ser una tragedia.

Mi compañera de Inglaterra me dijo hasta el cansancio durante nuestro camino de vuelta al aeropuerto de Gatwick que ella lo había pasado muy mal en la reunión, yo intenté darle ánimos una y otra vez, porque sé lo mal que se pasa cuando alguien te trata mal sin motivos. Le dije que para mí la clienta nos trataba como ignorantes porque era una forma de autodefensa ya que tengo la certeza que la Señora o la 'vieja feroz' (gracias Nona Paulina) no tiene ni idea del proyecto y tampoco quiere aprender. Al final le dije que nosotros solo podíamos hacer lo que estábamos haciendo, tratarla con respeto y hacer lo que nos pedían lo mejor que podíamos.

El Martes 11 vi un documental sobre David Beckham. Este hombre es maravilloso y no lo digo porque me lavaron el cerebro con ese documental o me guste Beckham físicamente, nada que ver, es porque he seguido su trayectoria y hay muchas cosas de él que me recuerdan a mí, a como soy (es una historia muy larga y no quiero contarla ahora no vaya a ser que Blogger me dé el premio al Post más largo).

En el documental Beckham hablaba de lo mal que lo pasó cuando no le dejaron jugar más en el Real Madrid y como él aguantó todas las humillaciones y pensaba que lo que tenía que hacer es seguir haciendo bien su trabajo y dejar todo al tiempo, te sorprende esto porque además él no necesita el dinero para aguantar tanto, pero como él mismo dijo, le gusta lo que hace y por eso lo hace. La despedida del Real Madrid no pudo ser mejor y el tiempo puso a todo el mundo en su lugar. Si él hubiera huído cuando aquel hombre dijo que ya no jugaba más y lo presionó hasta en los entrenamientos, Beckham no habría salido por la puerta grande. Me sentí identificada y pensé que en una menor medida eso es lo que me pasaba a mí, no me aguanto a la clienta por el dinero que me pagan, lo hago más porque me gusta mi trabajo y eso está por encima de todo lo demás.

El Miércoles 12 teníamos una llamada en conferencia, la clienta de Inglaterra o "vieja feroz" (gracias de nuevo abuela) debía llamar a 5 personas a nivel mundial entre ellas, yo. A mi me extrañó que no me llamaran porque yo soy líder del proyecto, cuando ya había pasado un rato sin que me llamaran mando un email y pregunto si se suspendió la llamada porque ya debían de haberme llamado a esas alturas del campeonato, esta clienta me responde por email que ya la habían tenido y que ella intentó llamarme muchas "muchas" veces durante la conferencia y yo simplemente no atendí. Sentí rabia e impotencia. Sabía que mentía, ella no me llamó, mi teléfono no repicó ni una vez. Las palabras de Beckham vinieron a mi cabeza y me repetí a mi misma que no importaba, que el tiempo pone a todo el mundo en su lugar y ella no sería la excepción.

Mi clienta ha mandado un email esta mañana, trabajará en esa empresa hasta principios de Octubre. Mi compañera de Inglaterra me ha llamado porque nadie se lo esperaba con lo arrogante que había sido con nosotras incluso esta misma semana y al parecer alguien le ha confirmado que a mi clienta le han despedido.

Espero que la siguiente que nos toque sea mejor.

P.S.: Gracias a todos por los mensajes tan bonitos que han dejado en mi post anterior. Los que me han escrito en Italiano me han terminado de arrugar el corazoncito, yo también les quiero mucho a todos. Soy afortunada por tener tanta gente bella alrededor. Les debo uno y mil posts. MUCHOS BESOTES PARA TODOS!!!!

P.S.1: Mi Adria, estar en Londres tan cerquita de ti y mis sobrinos, y no verte, es terrible, duele.

De Peligro a Pele el Ojo (o de como el venezolano usa refranes para explicar lo inexplicable) : "El tiempo pone a todo el mundo en su lugar"

3.9.07

"Life Tastes Good"

Y Agosto ha ido bien, muy bien.

Al principio de Agosto pude disfrutar una vez más del día del Orgullo Gay en Amsterdam. Fabuloso comienzo de mes. Esta vez estuve en compañía de Sulaco, el creador del blog Distorsiones. Distorsiones es un blog muy particular, a mi me gusta mucho, pero he de confesar que hay que estar preparado para leerlo, porque como bien dice su creador : 'nada es lo que parece'. En este mismo blog pueden ver un par de fotos que Sulaco tomó durante el Orgullo Gay, pienso que este chamo tiene mucho talento para la fotografía al igual que para la escritura, es por eso que no quise hacer ninguna reseña de aquel día, prefiero que vean ese día a través de los ojos de Sulaco.

En Agosto me visitó La Iguana Feliz con su novia italiana. Y la pasamos rico. Fue una visita relámpago pero que aprovechamos a más no poder, ellos haciendo mil cosas en Amsterdam durante el día y por la noche compartimos al máximo. La Iguana cocina riquísimo, hizo una Marquesa de Almendras que era tan deliciosa que intenté comerla poco a poco durante los días posteriores a su visita para degustarla con la delicadeza que se saborean las cosas buenas. Quedé con ganas de más Iguana, más novia italiana y más marquesa. Hemos acordado que vuelven para la primavera, ojalá y así sea. Iguana tomó fotos muy buenas de Amsterdam e hizo un resumen de su visita que publicó en su blog. Gracias Iguana por tu visita, como te dije, esta es tu casa, siempre.


Mi abuelo fue un hombre maravilloso

Mi padre pareciera llevar mejor el 31 de Agosto, ese fue el día en el que hace 4 años su padre murió de una manera muy triste, bueno, finalmente, todas las muertes son tristes.

Mi padre es un hombre de fechas, con eso quiero decir que él se acuerda de todas las fechas, y esto implica las buenas y las malas, las buenas pueden ser desde un simple aniversario de bodas o cumpleaños, hasta el día en que cada uno de sus hijos se graduó en la universidad, mi hermana mayor se graduó hace ya unos cuantos años y mi padre la felicita ese día cada año, nos agarra desprevenidos todos los años, porque se acuerda siempre ( y sin usar agenda) es increíble.

Lo malo de su memoria tan buena para las fechas es que puede recordar hasta las cosas tan tristes como la muerte de mi abuelo año tras año. Lo único bueno (si algo bueno puede encontrarse en una muerte) es que mi abuelo murió justo un día antes del cumpleaños de mi hermano mayor. En el momento en que mi abuelo falleció pensé que había sido mala suerte esa coincidencia, porque ese año el cumpleaños de mi hermano estuvo lleno de tristeza y no lo celebramos, pero estaba equivocada, porque el hecho de que mi abuelo muriera justo un día antes de su cumple hace que Agosto termine triste y el 1ero de Septiembre todos amanezcamos llenos de alegría por el cumpleaños de nuestro gordo bello y es por eso que a pesar de lo triste que cierre el 31 de Agosto, el 1ero de Septiembre nos trae esperanza porque comienza con celebración.

Estamos en Septiembre

Cada 1ero de Septiembre me doy cuenta que aún nos quedan 4 meses para vivir este año al máximo, que nunca es tarde, que podemos empezar lo que nos prometimos hacer durante este 2007, que hay tiempo, nos sobra tiempo. Que debemos dar al cuerpo todo lo que pida para que dentro de 4 meses cuando brindemos y nos comamos las uvas pidiendo 12 cosas buenas para el próximo año, sintamos que ha sido un año provechoso.

Todo es posible, todo lo que queremos es posible, porque si queremos podemos. Así de simple.



"Life Tastes Good"


P.S.: Esta semana estaré viajando. Mañana arranco a Londres en un viaje relámpago por trabajo y el fin de semana me esperan tres días en Italia en compañía de dos personas maravillosas, ya les contaré las cosas buenas que salen de allí.

P.S.1: Quiero estar en Italia ya, quiero tener buenas conversas y beber buen vino, hablar el italiano malamente pero sintiéndome que lo hablo como nadie porque cuando hablo italiano me siento tan viva, qué idioma tan bonito porque aún mal hablado (como lo hago yo) suena hermoso :)

P.S.2: Les dejo el video de mi Pompa de Jabón, aquella que duró tanto en mi visita a la Torre Eiffel, espero que les traiga todas las cosas buenas que se merecen, especialmente a mi MO que tanto me había pedido este video. La Pompa se ve, si se fijan bien. La que se ríe como loca y la señala soy yo ( es que estaba muy feliz por ese momento tan bonito que me regaló la vida).

video